Críticas y crisis por la cancelación del Mobile World Congress

La organización del Mobile World Congress pide que miremos a la edición de 2021 y que tratemos de cerrar las heridas de 2020.

future-175620_1280

Si hay una cosa clara en el mundo en el que vivimos es que contentar a todo el mundo resulta imposible. No hay manera humana de hacerlo, siempre habrá alguien que no se encuentre satisfecho con una decisión. Y por lo general las personas que no están contentas son las que más hablan en redes sociales sobre los asuntos en cuestión o las que comentan las noticias de los periódicos. Con el Mobile World Congress y su crisis en relación al coronavirus ha ocurrido eso mismo. Al principio se leían incontables comentarios críticos debido a que no se cancelaba el evento. Y ahora que se ha cancelado los comentarios critican a la organización y a Barcelona buscando tres pies al gato para encontrar una manera de seguir atacando.

Que nadie piense lo contrario: la cancelación del Mobile World Congress es terrible. Se pierden millones y millones por parte de la organización, pero también por parte de aquellas empresas que habían confirmado su asistencia. Las reservas para estos eventos se realizan con meses de antelación y suponen enormes inversiones que ver cómo caen en saco roto no alegra a nadie.

Pero por mucho que sea una tragedia en términos financieros, en general nos tenemos que alegrar de que se haya tomado la valiente decisión de cancelar el certamen. Desde la organización ya miran hacia 2021 y es, sin duda, lo más sano que pueden hacer entre todo este panorama desolador.

El Mobile World Congress se organiza en Barcelona desde 2006. A medida que han pasado los años la cita ha ido ganando más y más repercusión, captando la atención de miles y miles de asistentes del mundo entero. Cada edición Barcelona consigue, en términos globales, cientos de millones de euros. La hostelería y la industria se beneficia de forma plena. También lo hace la zona ferial donde se lleva a cabo el evento y por supuesto, la imagen de la propia ciudad. Durante más de 10 años ha corrido el dinero y los ingresos. El tropezón de 2020 debido al coronavirus es trágico en cuanto a finanzas, pero nadie duda de que con los ingresos del pasado vayan a tener problemas para llegar a 2021.

La organización explica que ha actuado en consecuencia en base a la gran cantidad de cancelaciones que han registrado y porque las demás empresas no querrían asistir a un evento más pequeño. Tiene lógica. Es más sensato hacer lo que han decidido: cancelar y empezar a mirar adelante. Ya hablan de cómo el Mobile World Congress de 2021 será el más imponente que haya vivido la ciudad. Y aprovechan para recalcar que esperan que sea el primero de muchos más a sabiendas de que la organización podría llevarse la feria a otro país y ciudad cuando quisiera. El Mobile World Congress vivirá, pero necesita descansar este año. Es fácil entenderlo y sobre todo, es una decisión responsable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...