Así son las características más importantes del Samsung Galaxy S8

El Samsung Galaxy S8 se muestra con una gran serie de características que lo convierten en el rival a batir en 2017.

presentación del Galaxy S8

Samsung ha presentado el Samsung Galaxy S8, ese smartphone del cual todos habíamos oído cosas mediante rumores y que al final se ha hecho oficial junto al Galaxy S8+. Dicen las malas lenguas que hay miedo en las oficinas de Apple porque este dispositivo parece destinado a hacer historia entre los aficionados a los móviles, contando con muchas opciones de superar al próximo iPhone. Todo eso suena demasiado alarmista-futurista, así que lo que vamos a hacer de momento es concentrarnos en ver cuáles son los rasgos más importantes de este nuevo móvil.

Uno de los primeros rasgos que nos encontramos en el terminal es su pantalla Infinity, que recibe ese nombre porque se extiende la superficie de imagen para llegar más lejos de lo habitual. Con solo deciros que el ratio de imagen es de 18.5:9 ya os podéis hacer a la idea de que lo que ha creado Samsung no es precisamente lo habitual. Pero ya sabíais que la compañía estaba obsesionada por hacer algo diferente y por aprovechar más espacio de imagen. Esto les ha llevado a eliminar el botón home, lo cual se veía venir, y a implementar una superficie de pantalla respecto a la carcasa de nada más y nada menos que el 83%.

El único momento en el cual esta pantalla nos dará una sensación rara será cuando estemos visualizando vídeos en formato 16:9, dado que entonces nos tendremos que comer unas franjas negras que se colocarán a los lados para que la pantalla no se deforme. Esto quizá produce sensaciones encontradas en algunos usuarios, pero Samsung ha creído que era un mal menor.

Aunque esto ya ha ido ocurriendo cada vez más, ahora las dos versiones del Galaxy S8 no difieren tanto la una de la otra. Samsung no quiere que pensemos que el modelo Plus tiene que ser mejor necesariamente que el normal. No quiere desprestigiar a los usuarios que prefieren un diseño un poco más compacto. Por eso la mayor parte de los rasgos son los mismos menos los que obviamente tienen que ser distintos, como las dimensiones o la batería. La resolución está fijada a 1440 x 2960 píxeles y de ahí no vamos a sacar ninguna diferencia.

La desaparición del botón Home no tiene porqué ser traumática. El mercado nos ha ido preparando a lo largo de los años para que entendamos que seguir poniendo botones, al menos en la zona de la pantalla, no era lo más recomendable. Si echamos de menos el botón lo único que tendremos que hacer será mantener pulsada la pantalla para que vuelva esa sensación. Por otro lado, ahora se ha introducido el botón dedicado a Bixby, así que… podemos seguir tocando algo. Que se incluya un botón para Bixby es una buena noticia, dado que hay muchos usuarios que en situaciones tensas preferirán abrir el asistente de voz simplemente tocándolo.

Hace unos días ocurrió aquel incidente en el cual un niño salvó a su madre usando Siri en el iPhone. Con un Galaxy S8 no se tendría que haber complicado tanto, dado que solo tocando el botón de Bixby el asistente habría comenzado a funcionar. Además, Samsung promete que su asistente es mucho más inteligente que los demás y que aprende rápido de nuestros patrones de comportamiento. Eso será algo que iremos valorando en fechas próximas.


Otro aspecto que Samsung ha reforzado es el de la seguridad. Tenemos un montón de sensores que se ocupan de que la identificación de usuario y móvil sea exhaustiva. En la parte trasera está el lector de huellas dactilares y en la frontal está el sensor que se ocupará de analizar nuestra mirada. También hay reconocimiento facial, así que a nivel de seguridad lo vemos muy completo. De la cámara es de lo único que no podemos decir gran cosa, porque Samsung ha simplificado mucho, quizá en exceso. Nos parece que se ha visto un poco colapsada con la obsesión que tienen algunos de los otros fabricantes por crear los móviles con las mejores cámaras. No son malas, ni mucho menos, pero tampoco sorprendentes.

¿Y del lanzamiento qué decimos? Habrá varios colores, algunos solo disponibles de forma internacional, como es el caso del dorado. La campaña de reserva comienza en unos días y habrá la oportunidad de beneficiarse de incentivos jugosos, como la posibilidad de conseguir unas Gear VR que incluirán su nuevo mando para exprimir al máximo la realidad virtual. De precio estamos hablando de unos 800 y 900 euros para cada uno de los modelos. Como se dijo, hay aumento de coste, pero también se han introducido aquellas novedades técnicas y de diseño que se habían prometido.

Samsung está superándose así misma como mejor sabe hacer, con buena tecnología y una serie de rasgos que vuelven a convertir su smartphone en el que servirá de ejemplo a los demás móviles con Android que vengan por detrás.

Vía: Samsung

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...