Nombres de coches desafortunados

A lo largo de la historia del motor, han aparecido en el mercado coches con nombres desafortunados que han invitado a hacer todo tipo de chistes, han sido objeto de burlas y risas, y nombres que quizá han sido condicionantes en el volumen de ventas.

Nombres de coches

Poner el nombre a un coche no resulta tan sencillo como parece, se analiza y estudia a conciencia, ya que se debe buscar un nombre unificado que pueda tener salida en la mayoría de países donde se comercialice. Por desgracia, algunos nombres no quieren decir nada en unos países y en otros, según el idioma, se traduce a palabras malsonantes, adjetivos que descalifican, etc. No es precisamente lo que una marca querría.

La historia está plagada de nombres de coches desafortunados, quizá por ello y tras aprender de los errores cometidos, algunas marcas optaron por utilizar números y letras para designar a sus vehículos, así no hay error ni mala interpretación posible. Pero incluso utilizando letras y números hay que tener cuidado, ya que ofrecen curiosas descriptivas, un ejemplo es el Audi Q3, nombre que puede sonar como «cutres», si buscamos el significado de esta palabra en el diccionario, este podría ser el Audi tacaño, el Audi Miserable, Audi mala calidad, etc.

Otro modelo a destacar es el Audi Manta, llamarle manta quizá no fue gran idea, ya que según la definición de manta proporcionada por la RAE, sería como decir Audi holgazán. El Opel Cascada, modelo que posteriormente se renombró como Opel Cabrio, seguramente en este caso deduciréis fácilmente por qué. Otro nombre que va en la misma línea, aunque en este caso el coche no llegó nunca al mercado, es el Opel Corrida, nombre desafortunado y posiblemente de haberse comercializado se habría renombrado.

Seguimos con la línea que parece estar relacionada con el tema sexual, el siguiente nombre a destacar es el Mitsubishi Pajero, en algunos países obviamente se cambió y se optó por Shogun, en el Reino Unido, o por Montero en España. De haberse llamado Pajero seguro que habría dado lugar a todo tipo de chistes y bromas. En ocasiones un nombre, y sobre todo si es compuesto, pasa por alto, pero cuando damos con el segundo sentido la cosa cambia, un ejemplo es el For C-Max, no hay nada de especial no se pueden obtener otras interpretaciones, pero si se le añade la palabra turbo el resultado es un Ford C- «Max turbo».

Coches con nombres erróneos

Mazda Laputa es bastante descriptivo, apareció en el mercado en el año 1999 pero no se lanzó en nuestro país, este también terminó siendo renombrado, ¿os imagináis un Madza Lahostia, Lacaña, etc? El Volkswagen Jetta es otro modelo sujeto a buscarle al nombre otras interpretaciones, Jetta o «jeta», es un modelo descarado y sinvergüenza, si nos acogemos a la definición de la RAE. Nissan propuso un nombre que fuera pegadizo para su kei car y decidió que se llamara Nissan Moco, además de que es un pequeño coche, si se pinta de color verde tal y como se mostró en el salón de Tokio del año 2005, el cachondeo está asegurado.

Lancia Marica, Kia Borrego, Chevrolet Borrego Concept, AMC Gremlin, la verdad es que aunque se destacan algunos nombres, la lista es mucho más larga de lo que nos imaginamos. Os recomiendo dar un vistazo a este artículo de Periodismo del Motor sobre nombres desafortunados para coches, seguro que vosotros podéis aportar otros nombres que resultan graciosos, obscenos, malsonantes, etc.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...