Mantenimiento del sistema de dirección

Dentro de los aspectos técnicos de un coche, uno de los sistemas más importantes es el de dirección. Una dirección en buen estado nos entregará la garantía de que el coche reaccione bien ante cualquier maniobra que debamos realizar. Claro que para eso debe estar acompañado con el buen funcionamiento de otros elementos. En este post conoceremos los pasos a realizar para contar con un correcto sistema de dirección, y cuáles son los elementos que colaboran con ello.

Mantenimiento del sistema de dirección

Hay aspectos técnicos en los vehículos, que son de suma importancia para evitar accidentes. Los frenos, los neumáticos, etc. Todos ellos deben ser observados con mucho cuidado si no queremos sufrir inconvenientes con nuestro coche.

Dentro de este grupo también se encuentra, sin dudas, la dirección. La dirección de los automóviles es de suma importancia, ya que ella nos garantizará la posibilidad de que el coche reaccione ante cualquier maniobra que necesitemos realizar.

El  sistema de dirección es el responsable de convertir cualquier giro del volante en movimiento de las ruedas delanteras, con precisión y suavidad. Actualmente a esto se le suma la misión de asistir al conductor para que este reduzca su esfuerzo al momento de  girar el volante, a través de un sistema hidráulico que realiza la mayor parte del trabajo necesario para girar la dirección.

En fin, como dijimos, el sistema de dirección es muy importante, y otro de los aspectos fundamentales a los que le debemos prestar atención al momento de salir a la calle con nuestros vehículos.

Como todo sistema o aspecto técnico, es posible llevar un correcto mantenimiento, tomando algunos recaudos:

Lo primero que debemos hacer es  revisar periódicamente cada uno de los elementos del sistema de dirección. En dicho aspecto, los elementos más utilizados en la barra de dirección son los extremos de dirección, la cremallera de dirección y los bujes de guía de la barra.

Luego, en la columna de dirección es importante revisar el piñón de dirección.

También, en el sistema hidráulico de las direcciones asistidas, lo necesario es comprobar con periodicidad si la presión de la bomba es la correcta y que no se producen fugas en el circuito.

El segundo trabajo que debemos realizar es el de verificar que los elementos de la dirección (ya sea mecánica o asistida) funcionan correctamente. Esta tarea la realizaremos con el coche en marcha.  Una vez hecho esto, si es necesario tendremos que ajustar la alineación de la dirección y equilibrar los neumáticos.

El tercer aspecto a tener en cuenta es el lubricante. La falta de líquido perjudica notablemente el sistema de dirección. Esto también sucede con mala presión o desgaste excesivo de los neumáticos, y con el mal estado de los amortiguadores.

Para finalizar, quiero tomarme el atrevimiento de recomendarles que visiten a un mecánico en cualquiera de los siguientes casos: La dirección se vuelve dura, inestable o si hace ruidos.

Estos son algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta para el mantenimiento del sistema de dirección. De cualquier modo, en el manual de nuestro vehículo también encontraremos algunos consejos al respecto.

Fuente:  Microcaos

Foto: Sistema de dirección por Chris Devers en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...