Los coches autónomos de Uber vuelven a las calles, ahora son más seguros

Después de nueve meses de pruebas y revisiones, los coches autónomos de Uber regresan a las calles.

Uber autónomo

Han pasado nueve meses en los que los coches autónomos de Uber han estado desaparecidos de las calles norteamericanas debido al accidente fatal que se produjo, en el cual una mujer falleció debido a una serie de circunstancias de las que ya hablamos largo y tendido en el pasado. La policía local, abogados de toda tipo de índole, el gobierno y distintos investigadores, se pusieron manos a la obra después de lo sucedido para asegurarse de que era algo que no volvía a pasar. Y Uber ha pasado los meses trabajando para que esto no ocurra de nuevo. Ahora sus coches vuelven a estar en las calles de Pittsburgh, en Estados Unidos.

Pittsburgh es un lugar icónico para Uber por varios motivos. El primero es que es ahí donde la empresa tiene sus oficinas centrales. El segundo se debe a que fue la primera ciudad en la que se llevaron a cabo las pruebas de los coches autónomos. A nivel histórico es un sitio muy relevante, así que no hay duda de que Uber ve esta acción como un paso adelante trascendental.

Desde Uber mencionan que en estos nueve meses han convertido la seguridad en el factor principal en cada una de las acciones y decisiones que han tomado. Han analizado el trabajo del pasado y han revisado todos los procesos presentes y futuros. Saben que les ha costado, pero ya consideran que están listos para seguir adelante.

Tras volver a Pittsburgh, los coches autónomos de Uber también van a retomar su presencia en los próximos días en las calles de Toronto y San Francisco. Lo único que ya se ha dejado claro es que en estas dos regiones los coches no estarán conduciendo en modo autónomo completo, sino que estarán en todos los casos supervisados por la presencia de dos conductores humanos. Esto garantizará que no habrá ningún tipo de peligro.

Lo sucedido hace unos meses con el coche de Uber ha llevado a que la compañía haga cambios drásticos en muchos de sus procesos. Ha realizado exámenes y pruebas en las que muchos conductores no han conseguido obtener el aprobado y que les ha llevado a perder su trabajo. En la región de Arizona despidieron a unos 300 conductores y en Pittsburgh hubo 100 despidos. No obstante, al incluir ahora dos conductores por coche en las zonas definidas para ello, la ola de contrataciones ha aumentado, aunque realizando aparentemente unos procesos de selección más rigurosos y exhaustivos.

Coche Uber

Los propios coches de Uber también han sufrido cambios y consecuencias, como un ajuste por el cual su sistema de frenos de emergencia se activará de manera inmediata y sin ningún tipo de excepción si se produce o hay riesgo de producirse algún tipo de incidente. Hasta que haya completa seguridad de que no se producen accidentes los coches de Uber tampoco admitirán pasajeros más allá de los conductores de apoyo que estén supervisando el trabajo del vehículo. Así mismo, solo circularán por las calles durante el día entre semana y nunca en fines de semana. No obstante, se espera que no haya ningún tipo de incidente, dado que antes de volver a las calles Uber ha hecho exámenes muy rigurosos con los vehículos sometiéndoles hasta a 70 escenarios distintos en los que «algo podía ir mal». Y de todos ellos se ha conseguido ver cómo los coches salían con éxito sin producir ningún tipo de incidente.

En una era en la cual la tecnología de los coches autónomos todavía no se ha regulado, es imperativo que los fabricantes y los pioneros de este tipo de máquinas se ocupen de garantizar que la seguridad es máxima. Lo que se busca es que la sociedad no rechace esta evolución tecnológica que nos llevará en unos años a una vida de ciencia ficción en la cual los coches no se conducirán, sino que los podremos montar sin problemas y dejar que ellos nos lleven a los lugares que necesitemos. Visualizar ese futuro nos complace, pero hay mucho trabajo por hacer y muchos incidentes por evitar para que no se interpongan más piedras u obstáculos en el camino que aún tienen que recorrer estos vehículos para que se trate de la normalización tecnológica que esperan muchas personas.

También esperamos que del grave error de Uber, ya fuera debido a un problema con el coche, del conductor de apoyo o de cualquier otro elemento, sea tenido en cuenta por las demás marcas que están trabajando en vehículos autónomos y que tienen la responsabilidad de garantizar que esta tecnología siga adelante y acabe triunfando. Al fin y al cabo, a nadie le gusta ver que se producen estos incidentes en los que personas inocentes acaban sufriendo daños o incluso la muerte. Dado que con los vehículos autónomos se busca reducir las víctimas en accidente de coche, no está de más que quienes trabajan en ello lo recuerden en todo momento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...