Los coches autónomos de Uber no volverán a las calles de California

Uber mete marcha atrás en sus proyecciones para realizar pruebas en Estados Unidos y las detiene en todo el área de California.

coches de Uber en California

La decisión era de esperar, pero había quien pensaba que al final Uber actuaría de una manera distinta que simplemente meter el rabo entre las piernas tras lo sucedido en el incidente del atropello de uno de sus coches autónomos. La compañía tenía que renovar los permisos para que estos vehículos pudieran seguir de pruebas en las calles de California y en vez de intentar conseguirlos, lo que ha hecho ha sido retirarse. La empresa dice que de momento no planean devolver los coches a esta zona de Estados Unidos y que ya verán qué ocurre en el futuro.

Es cierto que las autoridades les habían dejado claro que conseguir de nuevo los permisos sería complicado. El plan de los responsables de dar estos permisos era investigarlo a fondo y ver qué era lo que había pasado exactamente en el accidente, porque sabemos que aún hay lagunas. Pero a Uber le ha parecido demasiado complicado y ha preferido cancelar el proceso de pruebas para que su imagen pública no se dañe más.

¿Pero realmente es la decisión adecuada? ¿no están reconociendo con este movimiento de “no hacer más ruido” que quizá ellos tienen más culpa de la que cabría imaginar? ¿es el futuro tecnológico la gran víctima de la que nadie habla? Porque en Japón se están realizando pruebas con coches autónomos y todavía no hemos oído nada de ningún atropello (todo está abierto al debate cuanto menos).

En Arizona, que es donde se produjo el atropello y el fallecimiento de la mujer atropellada, se le han quitado todos los permisos a Uber para que no pueda seguir con estas pruebas. La situación es agresiva y totalmente contraria al punto de vista que el gobierno adoptó en 2017 cuando dio la bienvenida con los brazos abiertos a la prueba de esta tecnología revolucionaria para el sector del motor. Hay algunos lugares de Estados Unidos que posiblemente sí continuarán con las pruebas una vez pase cierto tiempo, como Pensilvania, donde aparentemente Uber no necesita ningún tipo de permiso para realizarlas.

Mientras tanto quienes esperan que los coches autónomos sean la tecnología del futuro en el sector del motor se lamentan de este contratiempo. Un contratiempo duro para una familia que ha perdido una persona, y duro para quienes saben que esto podría suponer un retraso de entre 5-10 años para que este tipo de coches se instalen en las calles y se dé la bienvenida a un nuevo formato revolucionario de conducción. Hoy por hoy no tiene más vuelta de hoja.

Vía: CNET

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...