El proyecto de los camiones autónomos de Uber queda parado

Los camiones autónomos de Uber no continúan en desarrollo porque la empresa se quiere centrar en los coches.

Los camiones autónomos se quedan parados

A pesar de que se puso mucho empeño en sacar adelante el proyecto de fabricación de camiones autónomos, por el momento Uber dejará parado este programa para volver a centrarse en los coches sin conductor. La compañía estadounidense de transporte privado realizó un comunicado oficial unos días atrás en el que explicaba que su innovador proyecto de camiones autónomos por ahora permanecería cerrado. Al mismo tiempo indica que por el contrario seguirán trabajando en la parte de coches con autonomía propia, además de centrarse en la creación de una tecnología automotriz fabricada exclusivamente por Uber.

Según comentó Eric Meyhofer, director de Uber Advanced Technologies Group, desde la compañía se tiene la creencia de que todo el equipo debe estar centrado y esforzarse para seguir con este camino e impulsar los coches autónomos, puesto que de forma reciente se ha dado un paso muy importante, ya que Uber ha vuelto a las calles de Pittsburgh.

Aunque Uber nació con el objetivo de ofrecer un servicio de transporte privado a los usuarios, que se puede contactar directamente a través de una app para cualquier teléfono móvil, es cierto que en los últimos tres años la compañía ha querido apostar por los vehículos autónomos que no necesitan conductor para poder trasladar a los pasajeros.

La idea de la compañía era poder contar con varios centros cercanos al condado desde los cuales se podrían conectar rutas automatizadas con recorridos de larga distancia. En un principio Uber probó a utilizar camiones en Arizona y ya había puesto en marcha una flota totalmente autónoma para poder trasladar las cargas a través de todo el territorio y así ofrecer un servicio más rápido y eficaz a los clientes. Todo esto apareció en el momento en el cual Uber se hizo con Otto en el año 2016, una empresa de camiones autónomos propiedad de Anthony Levandowski, un antiguo ingeniero de Google. Sin embargo, esta compra supuso una guerra entre Uber y Waymo, el vehículo autónomo de Google. La compañía explicó que Levandowski robó 14.000 archivos confidenciales, de ahí que quisiera invalidar este proceso y se llevara a juicio. Finalmente ambas entidades llegaron a un acuerdo bajo el cual Uber pagaría a Waymo más de 240 millones de dólares.

Por otro lado, la compañía de transporte privado, justo un mes después de pagar a Waymo, se vio envuelta en un problema en Arizona, puesto que uno de sus vehículos autónomos atropelló a una persona. Esto llevó a que la opinión pública cargara contra la tecnología autónoma y que los proyectos se volvieran a ralentizar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...