El Project Titan podría cambiarlo todo

La industria del automóvil espera que Apple y su Project Titan se conviertan en los nombres más importantes de los próximos años.

Coche rojo

Pensemos fríamente en el estado actual del mundo de los automóviles. Se han desarrollado avances en los últimos tiempos, hay un debate constante acerca de la expansión de los vehículos eléctricos y se han visto demostraciones de que los coches automatizados existen. Google se ha asegurado de mostrarnos claramente que habrá un futuro, no muy lejano, en el que los coches conducirán de forma independiente. No sabemos cuándo comercializará esta firma sus vehículos, pero debería ser en el plazo de una década, como mucho.

Pero mientras Google sigue trabajando a puerta cerrada, no sabemos exactamente a qué ritmo, Apple hace más o menos lo mismo, aunque manteniendo el silencio. Un silencio que solo se ha roto con algunas filtraciones y rumores que ya han dado nombre al coche de la empresa del iPhone, bautizado de momento como Project Titan. Y como de costumbre, Apple sigue en silencio mientras es la propia industria la que habla de lo que podría suponer para el mundo de los coches que la empresa fabrique su propio vehículo.

Si pensamos en lo que implicó el debut del iPhone y lo que ocurrió con el iPad e incluso antes con el iPod, existe un claro antes y un después desde la comercialización de estos dispositivos. Al menos para los productos a los que solaparon estos terminales tecnológicos. Poco queda de quienes eran líderes antes de que Apple se asentara en sus respectivos mercados y es posible que lo mismo ocurra en el sector del automóvil.

De jugar bien sus cartas, Apple puede revolucionar el mundo de los coches de la misma manera en que lo ha hecho con sus otros productos. Esto significaría, como decimos, una revolución para el mundo de la conducción. Habría que ver cómo recibían los conductores un coche de esta empresa, pero si sirve de algo lo ocurrido en otros sectores del mercado, es posible que lo hicieran con los brazos abiertos. Y a partir de ahí suponemos que los demás fabricantes, antes o después, comenzarían a seguir los pasos de Apple en vez de intentar continuar con lo que habían ofrecido a los usuarios con anterioridad.

Apple, según los rumores, ya tiene una fábrica en California donde se está trabajando en el vehículo. La empresa ha hecho sospechosas contrataciones de expertos en el mundo del automóvil, empleados que imaginamos tienen un contrato de confidencialidad muy exigente para que ningún detalle de este proyecto vea la luz. El objetivo de Apple parece que no solo está en progresar a nivel tecnológico en los vehículos, apostando por modelos eléctricos y por la conducción automatizada, sino también en lograr que el periodo de desarrollo de los nuevos coches se reduzca. A diferencia de los fabricantes tradicionales, que invierten alrededor de 7 años en el desarrollo de cada nuevo coche, Apple solo utilizará 5 años por modelo, acortando así el desfase tecnológico que sufren ahora algunos vehículos. Será un nuevo inicio para el mundo del automóvil, o al menos eso es lo que se está perfilando.

Vía: New York Post

Foto: Counselling

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...