El coche autónomo de Google mejora día a día

Cada nueva actualización permite que el coche autónomo de Google mejore día a día en todos los sentidos, ahora integra otras cualidades como la capacidad de detección de ciclistas y el reconocimiento de las señales que realizan en la circulación.

Cada nueva actualización que recibe el coche autónomo de Google incrementa su capacidad de detección y reacción aumentando además su seguridad, de hecho, se puede decir que su conducción alcanza un nivel de seguridad que supera a la mayoría de seres humanos, por lo menos en las condiciones en las que se ha testado hasta el momento.

El coche autónomo de Google mejora día a día, la última actualización de su software permite identificar cientos de objetos distintos que se mueven según las reglas de circulación, sean autobuses, peatones e incluso los gestos que realizan los ciclistas para realizar un giro. En el vídeo que encabeza el post podéis ver cómo se comporta el coche autónomo ante los imprevistos que se encuentra en la carretera.

Sus cámaras 360º son ojos que todo lo ven, si detecta un coche parado en el arcén invadiendo parte del carril por el que circula, en un entorno fluido de circulación, ajustará su posición en dicho carril para dar margen al coche parado tal y como haría un conductor humano. Si se encuentra ante un paso a nivel, lo reconoce y no cruzará las vías del tren hasta que las condiciones de tráfico no sean claras al otro lado de las vías.

Conducción autónoma

Podemos ver en el vídeo un par de ciclistas que circulan por el margen derecho del carril, el ciclista realiza la señal oportuna con la mano para realizar el giro y el coche autónomo lo detecta y esperará a que realice la maniobra sin adelantarle, priorizará al máximo la seguridad de los ciclistas, incluso el que circula por detrás de su posición.

Podemos ver situaciones de tráfico urbano que suelen ser complejas, como la que se produce en una intersección, coches, peatones, ciclistas… todos empiezan a moverse y el coche realiza un seguimiento de todos ellos, incluso tiene en cuenta que un ciclista que circula a escasos metros detrás de él. Muchos de los parámetros que supervisa, no los tienen en cuenta los conductores humanos, no es extraño que se considere un coche realmente seguro.

De momento el coche de Google ya ha recorrido de forma autónoma nada menos que 1.226.541 kilómetros, poco a poco llega a un nivel de perfección que facilitará que este sistema autónomo capaz de no perder la vigilia y distraerse, tomar las decisiones correctas y llevar a buen puerto a sus pasajeros, se comercialice en apenas unos años. El cofundador de Google asegura que en el año 2017 podría ser accesible para los usuarios, aunque todavía hay que superar algunas barreras como la localización, la concesión de licencias y la responsabilidad, la aprobación regulatoria, etc. También hay que abordar otro paso en este proyecto, dotar al coche de una solución híbrida que permita a los seres humanos conducirlo en el caso de que el ordenador de abordo tenga algún problema.

Podéis conocer más detalles sobre las nuevas actualizaciones del coche autónomo de Google a través de este artículo publicado en Gizmag.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...