Cómo optimizar la vida de tu batería

Desde que surgieron los primeros dispositivos a baterías, el tema de como optimizar la vida útil de las mismas ha estado plagado de mitos, leyendas urbanas y ridículas teorías. Trataremos de echar un poco de luz sobre este tema.

Se ha hablado y escrito tanto sobre la vida útil de las baterías que resulta difícil discernir entre la verdad y los mitos, las especulaciones o las ocurrencias sin sentido sobre el tema. Si hay investigación científica al respecto, a menudo es ignorada. Trataremos de desarrollar aquí algunos consejos para prolongar la vida útil de este accesorio fundamental.

Lo primero que se decía hace unos años sobre las baterías era que debíamos evitar las recargas frecuentes sin haber esperado que se agotara totalmente pues la vida de nuestras baterías se mide en ciclos de carga y si los desperdiciamos aceleramos la muerte de la misma. Tenebroso, no?

De este modo se generaron inmediatamente dos bandos, los fundamentalistas del ciclo de carga y los desaprensivos y compulsivos cargadores de tiempo completo.

Lo cierto es que el cómo prolongar la vida útil de la batería de tu notebook o de tu móvil debería estar regido por leyes de física y química y no ser materia de discusión y campo fértil para todo tipo de rumores y leyendas urbanas.

Y sin embargo, las compañías de consumo de electrónica no ofrecen un consenso sobre la forma de prolongar la vida útil de nuestras baterías e internet agrega todavía más confusión al respecto. Unos dicen que las celdas de li-ion deben ser drenadas totalmente una vez a la semana, otros recomiendan hacerlo una vez al mes, mientras que otros recomiendan no hacerlo nunca.

Otros consejos directamente son bizarros e inviables. Lo cierto es que nadie pone sus gadgets en el refrigerador, nadie quita la batería del portátil cuando éste está enchufado y nadie se acuerda de cargar regularmente el iPod que usamos en raras ocasiones.

Pero no todo está perdido, hay verdades de la batería que se abren paso entre los mitos las especulaciones y las pistas falsas.

Actualmente usamos baterías de li-ion cuyo comportamiento no depende de la cantidad de ciclos de carga. Según Tom Hartley, profesor de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Akron, quien trabaja con la NASA para ayudarlos a extender la vida de sus baterías, podríamos decir que cuanto más profunda sea la descarga mayor es el daño en la vida útil.

Se ha demostrado que el aumento de la tensión en las celdas en una décima de voltio reduce su vida a la mitad. Esta vulnerabilidad a los estados de alta y baja carga es mucho más importante que el número de ciclos de carga a la que la sometamos.

Los mejores consejos al respecto son:

  • Nunca cargar las baterías al 100% y tampoco dejarlas que se descarguen totalmente, tratemos de mantenerlas en un rango de 20% a 80% de carga. De hecho, algunos dispositivos con baterías incorporadas desconectan la corriente a las celdas antes de que lleguen a su máximo de carga.
  • Olvidémonos de los ciclos de carga y concentrémonos en el punto anterior, mantenerlas a media carga.
  • Siempre que sea posible, mantengamos desconectada la batería. Si bien el calor persistente no es un problema, tenerla en un estado constante de carga acorta su vida útil.

Por supuesto, todo esto es aconsejable hasta que surja una nueva generación de baterías, momento en el que todo volverá a comenzar.

Fuente: Popular Mechanics

Foto: Titanas en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...