Unas gotas se convertirán en el sustituto de gafas y lentillas

El uso de nanopartículas se va a convertir en la herramienta definitiva para que corrijamos nuestros problemas de vista.

gafas y lentillas

Los problemas de visión son frecuentes en todo tipo de personas, siendo una de las complicaciones que abarcan un mayor número de casos en el mundo entero. Nos hemos acostumbrado a vernos con gafas desde temprana edad o a ver a personas cercanas a nosotros. Y si no tenemos algún problema de visión en la infancia, es posible que lo desarrollemos en el futuro. Nuestros ojos sufren un uso constante y debido a múltiples factores terminan capacidad de visión.

Normalmente lo solucionamos con tres métodos. El primero son las gafas de toda la vida. El método más sencillo y el que se impone a las personas con problemas de visión desde la infancia. Las gafas tienen un coste elevado y el problema estético de alterar nuestra imagen de una manera permanente. Aún así, es el remedio más utilizado. El segundo método son las lentillas, que cada vez van ganando mayor popularidad debido a la flexibilidad que se proporciona en su utilización.

A día de hoy existen tantos métodos para usar lentillas que la herramienta se convierte en una máxima utilizada entre todo tipo de personas. Si el problema principal de las gafas es tener que alterar nuestro aspecto con ellas, lo que tenemos malo con las lentillas es el proceso de colocación y extracción de las mismas. Se nos puede dar bien, pero por regla general suele ser algo molesto a lo cual tardamos en acostumbrarnos (si conseguimos acostumbrarnos alguna vez). Por ello las lentillas tampoco son una solución perfecta.

El tercer método de actuación ante los problemas de visión son las operaciones de ajuste y corrección, con las que podemos solucionar estas deficiencias y comenzar a ver bien de nuevo. No hay complicación mayor en ello que el coste que tiene el proceso para que la vista vuelva a ser casi parecida al momento en el cual no necesitábamos gafas. En los últimos años este método se ha ido extendiendo y es cada vez más demandado por todo tipo de personas, pero está claro que podría haber otras soluciones más definitorias, sobre todo porque hay quienes se han operado de la vista y han comentado que años después han comenzado a sufrir problemas de nuevo.

Desde Israel llega un proyecto que están llevando a cabo importantes científicos con el cual se plantea un cuarto método, una nueva alternativa que podría llegar a calar hondo entre las personas. Se trata de un sistema de gotas que se ocuparían de corregir los problemas de visión tanto cercana como lejana, permitiendo así que no tengamos que usar gafas, lentillas o pasar por la sala de operaciones.

ojos con problemas

Se ha bautizado a estas gotas como nano-drops (nano-gotas), siendo el motivo de este nombre la presencia de nanotecnología en ellas. Por ahora los científicos que trabajan en el proyecto se mantienen muy misteriosos acerca de la composición del mismo y de lo que esconden bajo la manga, sobre todo porque quieren que no se conozca nada en profundidad hasta que las nano-drops ya sean una realidad absoluta. Pero sí que se ha confirmado que las nano-gotas incorporarán nanopartículas que se ocuparán de la corrección que necesitan los ojos de quienes las utilicen. Una vez depositemos las nano-drops en nuestros ojos, estas se ocuparán de alterar la forma en la que los rayos de luz se enfocan directamente en la retina, lo que significa que siempre veremos bien.

¿En qué estado exacto se encuentra el proyecto? dicen sus responsables, un equipo que se encuentra formado por profesionales del Instituto Nanotecnológico de Materiales Avanzados de la Universidad de Bar-Ilan y el Shaare Zedek MedicalCenter, que de momento el proyecto avanza a muy buen ritmo. Las primeras pruebas que se han realizado en cerdos han demostrado que la mejora en la visión tanto cercana como lejana es real y que todas las bases que se habían establecido sobre el papel se han materializado en la realidad con acierto. Una vez comprobado el funcionamiento exitoso en cerdos, el siguiente paso es comenzar las pruebas con humanos, algo que teóricamente ocurrirá dentro de poco tiempo.

¿Y qué podemos esperar de las nano-drops? Por supuesto, la idea es que sea el método de corrección de la vista en un futuro no muy lejano. Abandonaremos el uso de gafas por necesidad y las convertiremos únicamente en un objeto que alterará nuestra imagen, como un accesorio de moda más. Las lentillas pasarán a mejor vida, porque las gotas serán mucho más fáciles de introducir en el organismo. No sabemos cada cuánto tendremos que usar las gotas, pero lo más probable es que el proceso implique echarlas en los ojos todas las mañanas cuando nos despertemos, dado que tampoco podemos pensar en ello como un método definitivo a largo plazo.

Se supone, por lo que dicen los encargados del proyecto, que ellos visualizan la creación de las nano-drops en combinación con una aplicación de móvil que realizará un escaneo de nuestros ojos y que de esta manera será capaz de saber exactamente cuál es el estado de nuestra visión. Cuando vayamos al hospital usarán esta aplicación en nuestros ojos y nos recetarán las nano-drops que necesitamos para volver a ver en condiciones sin el uso de gafas.

A nosotros la idea nos parece cuanto menos interesante y en cierto modo apasionante. Como poseedores de problemas de visión y usuarios de gafas desde tiempos prehistóricos, no diríamos que no al uso de unas gotas que corrigieran nuestra vista a diario. Las lentillas nunca han resultado cómodas y tener el hábito de ponerlas y quitarlas todos los días es un proceso que bajo determinados estilos de vida resulta molesto y un poco pesado. ¿Pero ponernos unas gotas cuando nos despertamos? Eso sí que suena bien y tiene un gran nivel de atracción porque no supondrá ni mucho menos tanto trabajo, esfuerzo, molestia.

sustituto de las gafas

Las nanopartículas suenan a ciencia ficción y estamos habituadas a su presencia en películas, series y videojuegos. Ya hemos visto mil situaciones en las que son capaces de hacer maravillas en el cuerpo humano y de proporcionar tantas ventajas y mejoras para las personas que la pregunta es porqué no se investiga más sobre ello en la realidad. La buena noticia es que este tipo de proyectos son reales tal y como estamos viendo por la elaboración de las nano-drops procedentes de Israel y que en el futuro van a poder cambiar la vida de muchas personas. Quizá pensábamos que íbamos a usar gafas toda la vida por no poder ponernos lentillas o no tener presupuesto para una operación de vista, pero da la sensación de que este proyecto nos permitirá abandonarlas y pasar a ser flexibles como cuando no las usábamos (poder bañarnos en la piscina sin miedo, no tener preocupación a que se caigan y dejemos de ver… tantas situaciones en las que podremos sentirnos bien de nuevo).

El futuro tal y como se está planteando gracias a este tipo de avances nos parece magistral. Estamos entusiasmados por ver cómo el mundo cambiará dentro de unos años de una manera tan radical que todo lo que hoy nos parece ciencia ficción será real. Y será entonces cuando miremos al pasado y nos riamos, nos riamos por ver la forma en la que vivíamos. Algo similar a lo que nos pasa ahora cuando pensamos en la tecnología que despuntaba en los 80.

Foto: SkitterphotoFree-Photosintographics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...