Una vending machine de Japón ahora vende origami

Una señora ha tenido la idea de usar la vending machine de su comercio para convertirla en una expendedora de origami.

vending machine de origami

Para quienes nos gusta viajar a un lugar tan tecnológico como Japón las vending machine (las máquinas expendedoras) son un elemento fundamental. Forman parte del paisaje nipón tanto como las clásicas cabinas telefónicas rojas lo hacen en Reino Unido. Y como estas máquinas se están actualizando con sistemas tecnológicos: control táctil, conexión a Internet, pago con el móvil, etc, algunas vending machine clásicas están quedando en desuso.

A la vista de la situación sus propietarios han pensado que porqué no van a buscarles otro tipo de utilidad. Así que mientras las vending machine buscan pantallas táctiles y sistemas tecnológicos para evolucionar, algunos propietarios lo que hacen es idear otra forma de usarlas. El mejor ejemplo de ello es lo que ha hecho una señora de 60 años en su tienda, donde ha visto que una de sus vending ya no era tan utilizada como antaño. En lugar de tirarla a la basura y reciclarla ha preferido quitar las bebidas y poner figuras de origami que ella misma prepara.

Los precios son populares, desde los 10 yens hasta 30 yens dependiendo de la figura. Están creadas con papeles de colores muy vivos y bonitos y hay todo tipo de formas, con muchas de ellas ajustadas a determinadas celebraciones anuales.

Por supuesto, Internet ha enloquecido alrededor de la idea de la señora, que al menos ha dejado huella en el mundo demostrando que la belleza puede estar no solo en las pequeñas cosas como una figura de origami, sino también en sistemas de metal tan aparentemente fríos como una vending machine. La noticia ha llegado a todas partes y son muchos los curiosos que se están acercando a la máquina de la señora para comprar alguna de estas figuras de origami tan bien cuidadas. Se les pide a los clientes que, por favor, saquen la figura de la caja donde está envasada para que no se dañe y que dejen la caja en una bolsa que luego la mujer recoge para seguir el proceso.

Sin lugar a dudas, la gente sigue la indicación, porque eso es Japón al fin y al cabo. De esa manera la señora puede dedicar su tiempo libre a poner unas bonitas figuras de origami en cualquier parte de las casas de sus clientes y aprovecha la vending machine para algo distinto. Japón demuestra que sabe aprovechar la última tecnología, pero que también sabe adaptar un sistema como una vending machina a una venta que a nadie se le habría ocurrido.

Vía: RocketNews 24

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...