Una máquina de Prinker para hacernos tatuajes temporales

Tatuajes temporales en nuestra piel de una forma sencilla gracias a la utilización de la máquina portátil Prinker S.

Una máquina de Prinker para hacernos tatuajes temporales

Durante el CES 2020 se han presentado muchas novedades y es imposible decidir de cuáles hablar. Pero la máquina portátil para hacer tatuajes de Prinker, la Prinker S, no hay duda de que nos ha cautivado. Diseñada con un aspecto similar al de una impresora de fotos de móvil, la máquina permite que nos hagamos tatuajes prácticamente al instante, de manera indolora y seleccionando entre todo tipo de diseños.

Dicen quienes la han probado que más que tatuajes parecen dibujos realizados con airbrush, dado que cuando pasas la máquina por encima de la piel prácticamente no está tocándote en ningún momento. La definición de los tatuajes es correcta, diferenciándose dependiendo de si hemos elegido un dibujo grande de un solo color o si hemos optado por uno que tiene las líneas más definidas e incluye colores.

Las ventajas sobre los tatuajes reales están claras, pero lo más importante es que ni duele ni va a estar sobre nuestra piel más de tres días. Esa es la duración máxima que Prinker le pone a los tatuajes, si bien hay quienes han probado la máquina en el CES que aseguran que en un día el tatuaje ya se había borrado, por lo que tampoco deberíamos esperar un funcionamiento milagroso.

La elección de dibujo para el tatuaje se realiza entre una enorme base de datos, pero la máquina también cuenta con su propio sistema para que carguemos el dibujo que queramos y nos lo pongamos. Por supuesto, parece una buena idea para divertirnos con los jóvenes, para hacer fiestas en las que pongamos tatuajes divertidos a los asistentes o incluso como campo de pruebas si estamos pensando en hacernos un tatuaje real pero todavía no estamos convencidos del todo.

El precio de la máquina es de 269 dólares, así que no es especialmente un producto de lujo, pero los cartuchos de tinta que necesitamos hacen que la factura total aumente de manera considerable. El cartucho de blanco y negro tiene un precio de 99 dólares, mientras que el de color se va a 149 dólares. La única buena noticia es que con un solo cartucho podemos hacernos, según dice Prinker, alrededor de 1000 tatuajes, por lo que la duración de la tinta es más que elevada. Posiblemente no sean 1000, sino algunos menos a la vista de las medias que se utilizan en ocasiones para dar a conocer nuevos productos, pero aún así no parece una mala propuesta.

Su lanzamiento se va a producir próximamente y estará disponible en las tiendas habituales donde se venden los productos de Prinker, como Amazon.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...