Microsoft confirma que no venderá al público su dispositivo HoloLens 2

Microsoft sigue avanzando en su aprovechamiento de la tecnología de realidad aumentada con HoloLens 2.

dispositivo HoloLens 2

Que se detengan las máquinas responsables de trabajar en la realidad virtual, porque Microsoft sigue empeñada en la realidad aumentada. Su primer dispositivo HoloLens despertó mucho interés, pero acabó quedando como una tecnología innovadora no explotada. Ahora se ha presentado HoloLens 2 y la empresa ha confirmado que tampoco tiene intención de comercializarla de forma pública. Para que presenciemos la llegada de HoloLens a las masas habrá que esperar hasta la tercera generación como poco, dado que será entonces cuando posiblemente el mercado esté preparado.

La demo técnica que ha usado Microsoft para presentar HoloLens 2 a la prensa resume muy bien el enfoque desde el que parte la empresa para dar a conocer esta tecnología. En la demo en cuestión los periodistas se han ocupado de reparar un vehículo sin tener ningún tipo de conocimiento de mecánica. Lo han conseguido siguiendo las indicaciones que tenían delante de ellos y que les indicaban paso a paso lo que debían hacer, qué piezas y herramientas usar y en qué orden llevar cada paso.

Leemos que la experiencia es similar a la que tiene Neo en Matrix, que aprende kung fu con una tarjeta de programación. Por supuesto, salvando las distancias. Si reparamos un coche con HoloLens, vamos a dejarlo como nuevo y funcionará, pero no pensemos que el siguiente coche lo podremos reparar sin el soporte de esta tecnología. No habremos aprendido a hacerlo por mucho que suene bien y sea de pura ciencia ficción.

HoloLens 2 es un headset mucho más cómodo que el modelo precedente, más útil y fácil de utilizar. Se despliegan todo tipo de posibilidades ante los usuarios, que de repente son capaces de cocinar, de preparar pasteles, de reparar todo tipo de cosas y de hacer mil actividades más siguiendo las instrucciones que aparezcan en su campo de visión. Dicen los responsables de esta tecnología que quieren que la humanidad sea capaz de hacer más, de hacer cosas que con anterioridad no habían sido capaces de hacer por sí mismas.

¿Pero por qué no comercializar esta tecnología todavía? Esa es una buena pregunta. Hay ejemplos no demasiado lejanos de cómo la realidad aumentada podía haber cambiado el mundo, pero que se quedó en una idea a medio camino. Google lo sabe bien, puesto que sus gafas eran muy ambiciosas y podrían haberlo cambiado todo. Pero era demasiado pronto para ellas. Para Microsoft el momento todavía no ha llegado. Saben que la realidad aumentada tendrá un momento, un punto de inflexión en el que todos nos acostumbraremos a llevar este tipo de headsets. Pero hasta ese día aún debe pasar tiempo. En 2018 el mercado de la realidad aumentada movió 6 mil millones de dólares, pero las previsiones en 2025 son de que haya aumentado a unos 200 mil millones de dólares. Desde Microsoft saben que el futuro ya no es futuro, sino presente, pero por ello tienen que ser precavidos y actuar con cuidado. Saben que tienen en sus manos el siguiente paso de la tecnología que será adoptada de forma natural por todo tipo de personas. Y quieren que este proyecto no caiga en saco roto, así que no lo pueden poner en marcha hasta tener la seguridad completa de querequisitos para HoloLens es lo que la gente quiere.

Posiblemente Microsoft tenga en cuenta que uno de los requisitos vitales para que HoloLens pueda calar hondo entre el público implica que al mismo tiempo los dispositivos smartphone hayan caído en desgracia. Esto tendrá que pasar antes o después, pero por lo que se ha podido ver en el Mobile World Congress de Barcelona, aún hay demasiado interés por los móviles como para que vayan a desaparecer de la noche a la mañana. El público aún no se ha volcado a fondo en buscar una nueva tecnología que sirva como sustitución, sino que aún se conforma con los smartphones y como mucho está solicitando que los precios dejen de ser tan altos por mucho que esto implique que los rasgos técnicos vayan a verse reducidos.

Por ello HoloLens aún tendrá que seguir esperando como un prototipo tecnológico de algo que acabará llegando a las manos de las masas, pero solo cuando estas se encuentren preparadas. De momento el nuevo dispositivo, cuyo precio es de 3500 dólares, así que no es precisamente viable su comercialización pública, se seguirá utilizando de manera interna y profesional. Microsoft tiene muy buenas ideas entre manos, colaboraciones con otras entidades y distintas iniciativas que se están poniendo en fila y en común para que en el futuro todo forme parte de la tendencia que representará HoloLens 3. A nosotros nos encanta la idea y el proyecto, nos imaginamos con el headset puesto, utilizándolo en combinación con nuestra vida real y disfrutando de una experiencia de lo más tecnológica. Pero nos quedan unos años de espera hasta que esto ocurra, por lo que aún hay que ser pacientes.

Vía: Microsoft

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...