Microsoft apostará por la realidad mixta como sucesión a la realidad virtual

Microsoft está demostrando cuál será el tipo de tecnología que utilizará como propuesta alternativa a la realidad virtual.

cascos de realidad virtual

Microsoft ha tenido ideas tan flojas en los últimos años (hablando de gaming) que es difícil poner toda nuestra inversión en sus proyectos futuros sin ver algo que de verdad nos sorprenda. Sabemos que con la segunda generación de Kinect se dieron un buen batacazo y con HoloLens han creado un concepto curioso, pero demasiado ambicioso e irrealista como para que nos imaginemos disfrutándolo en casa. Por eso ahora mismo les vemos en tierra de nadie, perdidos y sin tecnología suficientemente potente como para plantar cara a PlayStation 4 con su VR y Nintendo con su nueva Switch.

Lo último que están mostrando en la Game Developers Conference de San Francisco es un nuevo concepto de headset que está fabricado por aliados estratégicos y que se confirma como el futuro del entorno de gaming de la compañía. Ellos no fabricarán un headset como ha hecho Sony, sino que dejarán que estos socios los fabriquen y que se peleen entre ellos para ver quién vende más, dado que todos serán compatibles (Microsoft dice «serán como si fueran monitores»).

La propuesta de esta realidad mixta no consiste en reiterarse en lo que ya han hecho sus rivales, sino en crear algo diferente. Y eso significa combinar realidad virtual con realidad aumentada y una dosis de hologramas, para que todo sea más vistoso.

A primera instancia suena a batiburrillo, como meter en una batidora todo lo que se les ha ocurrido y darle vueltas para ver qué termina saliendo de ahí. Pero tiene sentido si lo vemos por nuestros propios ojos, o al menos es lo que cuentan quienes han tenido la oportunidad de probarlo. El concepto se basa en que nos encontremos en un entorno de realidad virtual que estará capacitado para ver el mundo que nos rodea y colocar hologramas por encima de todo ello. Es decir, que cuando nos pongamos el headset no nos evadiremos de lo que tenemos alrededor, sino que crearemos una combinación.

Tendrán un precio medio de 300 dólares, llegarán en 2018 para darle más empaque a la próxima consola de Microsoft y tendrán cables, así que en ese sentido tampoco habrá tantísima innovación. Hay distintos diseños de headsets por el motivo que hemos comentado antes y lo que se ha probado por ahora no es especialmente cómodo, pero aún son prototipos y hay mucho que hacer. Así que no suena nada mal el concepto, pero esperemos que Microsoft no termine llegando tarde.

Vía: CNET

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...