Google convierte Cardboard VR en un soporte open source

Google ha dado una buena noticia a los desarrolladores al anunciar que ahora se puede trabajar en Google Cardboard con código abierto.

Google convierte Cardboard VR en un soporte open source

Recientemente Google tomó la decisión de cancelar el trabajo en el programa Daydream VR, el cual le proporcionó muchas alegrías en el pasado, pero que poco a poco había quedado desfasado tecnológicamente. Era una noticia que se esperaba que ocurriera antes o después, dado que los días en los que se sentía ilusión por este tipo de tecnología quedaron muy atrás en el pasado. Google tomó la decisión lógica a la vista del estado en el que se encuentra el mercado y el progreso que se ha vivido en el campo de la realidad virtual.

Pero parece que en última instancia la compañía se ha pensado dos veces lo de darle carpetazo de forma definitiva y ha buscado una manera en la cual el cese de esta tecnología no quede en sus manos, sino en las de terceros que quizá todavía le quieran sacar provecho.

Para ello, lo que ha hecho ha sido transformar todo lo relacionado con su Cardboard en un entorno de código abierto que le permitirá a los desarrolladores tener libertad para crear sus propias experiencias, que serán compatibles tanto con el iPhone como con los móviles Android tal y como ha ocurrido hasta la fecha.

Desde Google opinan que al hacer esta tecnología de código abierto será la forma idónea de que pueda seguir recibiendo novedades suficientes y mantenerse activa. Ellos realizarán aportaciones puntuales con las que ayudarán a mantener activa la plataforma de forma beneficiosa para todos. Pero en general Google se encuentra desencantada con la tecnología de realidad virtual, en la cual apostó durante una temporada sin que hayan terminado teniendo los resultados que se esperaban.

Google Cardboard

En un primer momento intentaron implementar esta tecnología de realidad virtual con headset de cartón, y tuvo sentido en los inicios de esta tecnología, pero ahora que los headsets “reales” se han estandarizado, han comprobado que el público ya no está interesado en su quiero y no puedo. La realidad virtual de cartón para la cual necesitamos un móvil como pantalla ha terminado relegada a las jugueterías en forma de productos para niños. Y vista la situación es lo mejor que podrían haber hecho.

De todas maneras, lo que no nos acaba de dar buen feeling es que Google haya dicho que quiere usar los recursos que estaba invirtiendo en la realidad virtual en la realidad aumentada. Todos sabemos qué es lo que pasó cuando Google intentó hacer historia por medio de Google Glass. Indudablemente, dieron forma a uno de los proyectos más innovadores del mercado y que más cambios podría haber introducido en la sociedad. Por supuesto, tenía sus carencias y sus problemas, pero con ese tipo de producto se habían adelantado a su tiempo. Ellos lo sabían. Tenían claro que habían ido muy lejos y muy rápido. Se encontraron con dificultades legales y problemas que se escapaban de los objetivos que habían buscado. Y entre una cosa y otra, entre obstáculos, entre cargas, entre algunas críticas desmesuradas… decidieron cancelar el proyecto. En su momento opinamos que era pronto, que había buenas ideas, pero que el mundo no estaba preparado para ello.

Ahora han manifestado su deseo de volver a invertir en realidad aumentada, y suponemos que bajo otras condiciones y características. Tenemos en cuenta que todo el conocimiento que han acumulado, las pruebas, la experiencia y sus estudios previos, podrá ser tomado como referencia para cualquier tipo de iniciativa en la que quieran trabajar a partir de ahora. El trabajo en realidad aumentada tiene más sentido ahora que antes. Hay más entidades que están trabajando duro para conseguir progresar en este sector y alcanzar nuevos objetivos y metas. Se busca sacarle más partido a la tecnología actual y sobre todo aplicarla mejor al día a día de las personas. Sin excesos, pero con profundidad, ofreciendo una forma práctica de aprovecharse de la realidad aumentada sin que haya que recibir denuncias y encontrarse con problemas en el proceso.

La trayectoria de Google en lo tecnológico puede ser irregular. La compañía tiene buenas ideas, pero pierde el fuelle a medio camino o se aferra a productos que han quedado desfasados demasiado tiempo atrás. Se nos ocurren entidades que aprovechan mejor sus proyectos, pero tenemos esperanza de que Google pueda redirigir su interés y su presupuesto hacia productos que merezcan la pena.

Se nos plantean dos cosas ahora. La primera es si Cardboard recibirá realmente apoyo por parte de la comunidad o si los desarrolladores ignorarán el proyecto para ponerse a otra cosa. La segunda es pensar cuál va a ser la primera novedad que vamos a ver de Google en su aporte a la realidad aumentada en este nuevo comienzo para ellos. Estamos muy intrigados. Mientras tanto, si en algún momento disfrutasteis con el headset de cartón de Google, no estaría de más que le rindiéramos un buen homenaje para despedirnos de él.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...