Google Assistant alcanza unas cotas de expansión cada vez mayores

Google habla de lo bien que se ha producido la expansión de Google Assistant a lo largo del año 2018.

Google Assistant

Google puede estar muy satisfecha: su asistente inteligente Google Assistant ha conseguido firmar una gran expansión alrededor del mundo entero. Las cotas de presencia internacional que está alcanzando son cada vez mayores, fruto en parte de la buena estrategia publicitaria que ha adoptado la entidad para que los usuarios sientan que de verdad este tipo de dispositivo puede ayudar a que su vida sea un poco más cómoda y llevadera.

El estreno de Google Assistant se produjo en el año 2016 y por aquel entonces se trataba de un asistente virtual que nació con un objetivo principal por mucho que en términos “moralmente comerciales” no fuera el más apropiado: hacerle la vida imposible al sistema Alexa de Amazon e impedir que este monopolizara el mercado. Ya se sabe que un producto innovador como este suele tener difícil su asentamiento, pero este es mucho más fácil si se encuentra presente sin competencia. Por ello Google quiso evitar que Alexa reinara por todos los medios posibles.

Con los años Google ha ido logrando que su asistente esté en más y más hogares y a día de hoy ya se muestra orgullosa al anunciar que ha llegado a mil millones de dispositivos compatibles. Por supuesto, la variedad de terminales es enorme, dado que pueden usarlo desde teléfonos móviles hasta televisiones o auriculares.

Según informa Google en estos momentos el asistente se encuentra activo en 80 países y está preparado para funcionar en un total de 30 idiomas. Para que entendamos el crecimiento que ha tenido solo hay que fijarse en un detalle: a inicios del pasado año 2018 la disponibilidad cubría 14 países y solo 8 idiomas, por lo que los últimos doce meses han sido absolutamente espectaculares para su proceso de crecimiento. Posiblemente 2019 será un año igual de productivo, quizá no en expansión de disponibilidad, pero sí en la mejora de las funcionalidades disponibles. Por ejemplo, Google ya está pensando en introducir nuevas funciones que hagan que el uso del asistente resulte más completo y útil a todos los niveles.

Por su lado, Amazon sigue combatiendo con Google Assistant a su estilo y resulta difícil, por las circunstancias, saber qué empresa está dominando más o menos. Por ejemplo, Amazon dice que ya hay 100 millones de dispositivos Alexa vendidos. Pero claro está, Google en sus cifras suma todos los terminales con Android que hay repartidos por el mundo, así que hay mucha semántica en todo esto. No obstante, se puede ver que indudablemente el Assistant está llevando a cabo una buena expansión y que ha conseguido competir bien con Alexa.

Casa con Google Assistant

Donde domina Amazon es en los dispositivos Echo que aportan inteligencia autónoma a los hogares, una parte del mercado en la que sí hay cifras concretas: tienen un 73% de la cuota de mercado. Los dispositivos Google Home se colocan en segunda posición con un 24% que no hay duda de que debería mejorar para que la fuerza de la empresa de Assistant en el mercado pueda ser superior. En teoría el CES 2019 debería servir como jugada de efecto maestra para que todos nos fijemos en Google Assistant, en Home y en todo lo que la compañía ha preparado para que la vida de los ciudadanos en 2019 sea un poco más tecnológica.

En principio tanto este año 2019 como 2020 en adelante deberían representar el periodo en el cual la sociedad comience a adoptar de una manera más masiva los asistentes inteligentes. Tras un proceso de integración pausado y orquestado alrededor de la idea de que estos asistentes irían calando poco a poco entre los usuarios, estamos en el mejor momento para que la expansión sea masiva. A todos nos gusta imaginar en esas ventajas que aportan los asistentes, pero en general preferimos no preocuparnos o complicarnos de lo que significaría la integración de los mismos en el hogar, quedándonos sin sus beneficios a posteriori.

También existe el miedo y la preocupación a que este tipo de asistentes, sobre todo con la adopción de los dispositivos inteligentes conectados, acaben no siendo tan útiles como se nos quiere hacer pensar. La culpa de esto la tiene la tecnología interrupta, que vienen a ser aquellos dispositivos que nos venden una idea que nos hace ilusionarnos y que luego nos dejan con la miel en los labios porque nada funciona como lo que esperamos. Es el reflejo de los deseos de aprender a correr antes que aprender a caminar. Y de tecnología interrupta el mercado está hasta los topes. Algunos se benefician de ella, mientras que otros se quedan con la mala sensación y rechazan después aquello que pueda venir ofreciendo lo que realmente se estaba queriendo disfrutar. Hay quienes aborrecen los asistentes virtuales porque, según los ven, son un fracaso tal y como lo fueron en los años pasados cuando se nos vendía la moto de una manera poco conveniente. Y eso les hace perderse algo bueno que está intentando llamar a sus puertas. La consecuencia principal de esto es un retraso de varios años hasta que esos usuarios decepcionados terminan arriesgándose de nuevo. Una pena, porque la tecnología tiene que crecer a mayor velocidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...