Gafas de realidad aumentada para los perros militares

Los perros militares de Estados Unidos están probando tecnología de realidad aumentada para recibir indicaciones y órdenes.

Que se utilicen a perros en campos de batalla y misiones de guerra no es algo que entusiasme a nadie. No obstante, es interesante ver los últimos progresos que se están realizando en lo relacionado con proporcionar a estos animales nueva tecnología que utilizar en su día a día. Lo último que se está desarrollando es tecnología de realidad aumentada que permitirá que los perros tengan una comunicación más directa con sus compañeros humanos y que puedan recibir órdenes de una manera totalmente nueva.

Como ya podéis imaginar, este progreso tecnológico lo está aplicando el ejército de Estados Unidos, que intenta aportar nuevos recursos a los perros para que puedan ser más productivos en las misiones. El uso de la tecnología de realidad aumentada tiene dos aplicaciones distintas que se están explorando con todo tipo de aplicaciones.

El primero de ellos es que el compañero humano del perro pueda ver todo lo que está viendo el perro en todo momento. No obstante, este recurso era algo que ya se planteaba con el uso de cámaras, por lo que no resulta tan innovador ni determinante para que la tecnología sea recibida con los brazos abiertos.

El segundo de los recursos es más importante, puesto que le proporciona al perro capacidad para visualizar órdenes e indicaciones delante de su visión que le permitan ir a los puntos de interés con más facilidad. Esta sí que es una ventaja clara y algo que podría marcar una mejora importante en la manera en la que los perros afrontan sus misiones cuando están realizando rescates, ayudando a personas en peligro o, en casos de mayor riesgo, participando en tareas de desactivación o detección de explosivos.

Ahora mismo lo que hacen los militares para indicar a los perros lo que deben hacer es usar señales con las manos o con punteros láser que ayudan a que el animal pueda ver hacia dónde tiene que ir. El problema de esta técnica para los compañeros humanos es que tienen que estar demasiado cerca del perro, de manera que aumenta el nivel de riesgo y se reduce la flexibilidad con la que se pueden usar a los animales en momentos críticos donde es importante pasar desapercibidos.

Por ello la realidad aumentada parece una solución conveniente. Eso sí, de momento requiere que el perro use un headset con gafas y cables que da la sensación de que no resulta precisamente cómodo y que además podría caerse a las primeras de cambio. Se está trabajando para hacer que esta tecnología sea inalámbrica y que así los perros se puedan mover con mayor facilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...