El Woz no confía en las ideas de Elon Musk ni en su lanzallamas

Aunque Elon Musk es un visionario y tiene muchos seguidores, hay importantes personas del sector que no confían en sus palabras, como Steve Wozniak.

Lanzallamas de éxito

Elon Musk ha sorprendido con su nuevo invento. El creador de PayPal, los coches Tesla, SpaceX y otras tantas empresas ha puesto a la venta un lanzallamas. Lo ha hecho a través de su compañía The Boring Company y en apenas unos días ya ha registrado ventas por valor de más de seis millones de euros (7,5 millones de dólares). Esta particular herramienta (o arma) tiene un aspecto a medio camino entre un fusil futurista de un videojuego y una moderna pistola de agua. Sin embargo, sus llamas son reales. Cuesta 500 dólares (420 euros) y ha sido todo un éxito a medida que Elon Musk y su compañía lo han dado a conocer a través de imágenes y vídeos tanto en Twitter como en Instagram, acumulando ‘me gusta’ y retuits.

The Boring Company puso el lunes 22 de enero 20.000 lanzallamas a la venta, logrando colocar 10.000 unidades en apenas 24 horas. Según tuiteó el propio Elon Musk, el jueves ya se habían vendido más de 15.000. Para terminar de agotar la primera partida, el popular emprendedor subió un vídeo a Instagram haciendo uso del lanzallamas en sus oficinas, cerca de quemar a quien le graba en vídeo. Una escena al más puro estilo de Hank Scorpio, el villano de Los Simpson que quemaba enemigos con un lanzallamas en un popular capítulo. En su mensaje, Musk pedía a sus seguidores que no hicieran lo mismo que él y reconocía que crear un lanzallamas era una idea terrible, recomendando que nadie lo compre… salvo que le guste la diversión.

Además, el empresario se ha subido al tren de las criptomonedas, tan candente en estos días, y ha bromeado sobre las funcionalidades del lanzallamas. Aseguró que incluye un sistema de seguridad que se activa al pronunciar la palabra “Criptomoneda” y destacó su tecnología Blockchain, una de las bases de las criptodivisas. Con esta particular manera de promover su producto registró más de cien mil retuits en apenas un día, potenciando aún más las ventas del lanzallamas.
En un principio, Elon Musk aseguró que The Boring Company sería una compañía dedicada a la creación de túneles para vehículos debajo de las ciudades para mejorar el tráfico. Sin embargo, de momento sus dos únicos productos a la venta en apenas un año de vida son una gorra con su logotipo y el lanzallamas.

El producto puede seguir siendo comprado a través de su página web, aunque no será enviado a sus nuevos propietarios hasta primavera. Cuanto antes se adquiera, antes llegará, ya que los primeros en ser enviados serán los 20.000 que fueron despachados de inicio. A partir de ahí, el resto llegará con más lentitud, según se fabriquen las nuevas remesas.
Aunque el recibimiento del lanzallamas por parte del público ha sido un éxito, agotando las primeras 20.000 unidades en apenas unos días, en la industria la imagen de Elon Musk ha quedado algo tocada tras esta decisión. Famoso hasta ahora por sus coches eléctricos y por su plan para viajar a Marte en los próximos años, llegando a colaborar con la NASA y el gobierno estadounidense en algunas misiones espaciales, este movimiento ha hecho que se cuestione cuáles son sus intenciones. De hecho, se le ha llegado a acusar de querer convertirse en un señor de la guerra y en un vendedor de armas. El mensaje de Musk calificando de juguete el lanzallamas tampoco ha ayudado demasiado.

Una de las personas que ha valorado esta polémica acción de Elon Musk ha sido el cofundador de Apple, Steve Wozniak. El que fuera el mejor amigo de Steve Jobs durante los primeros años de la compañía de la manzana no suele meterse casi nunca en polémicas con nadie, aunque en este caso ha reconocido que la imagen que él tenía del empresario sudafricano ha pasado de ser muy positiva a bastante menos. De hecho, hace un año el propio Steve Wozniak elogió a Musk a través de su compañía Tesla Motors, asegurando que sería ésta la que crearía el siguiente gran hito tecnológico que marcaría el mundo, y no Apple.

Fuego de polémica

Sin embargo, sus ideas han cambiado en los últimos meses y, en especial, tras la repentina aparición del lanzallamas. Wozniak acudió la semana que salía a la venta el producto de The Boring Company a un acto del Foro de Negocios Nórdico, en Stockholmand. Allí participó en una conferencia donde los asistentes le hacían preguntas de todo tipo y él respondía, y Elon Musk fue uno de los temas a tratar. Su opinión demostró que su punto de vista ya no es tan optimista, incluso con respecto a Tesla.

Wozniak aseguró en un primer momento al referirse a Musk que él era un gran fan de Tesla y de todo lo que había conseguido la empresa desde sus inicios. Sin embargo, en los últimos tiempos Steve aseguró que le ha decepcionado la gestión que ha hecho Elon de los plazos de trabajo, criticando que no suele cumplir casi nunca las fechas que dice en un primer momento. Por ejemplo, recordó que el célebre empresario prometió en agosto de 2016 que antes de que acabase ese año, un coche Tesla haría el viaje entre Los Ángeles y Nueva York de manera totalmente autónoma, sin conductor. Ha llegado 2018 y eso aún no ha sucedido. Lo más parecido, un viaje entre esas dos ciudades en un Tesla Model 3 en tiempo récord, aunque conducido por un humano y casi dos años más tarde.

Lanzallamas de Musk

El cofundador de Apple llegó a decir que ha perdido la confianza en las palabras de Elon Musk, y que ya no se cree todo lo que dice, como sí solía hacer antes. También valoró el piloto automático de los coches Tesla, mostrándose muy crítico al respecto. Wozniak aseguró que los coches de la compañía no responden bien cuando aparece cualquier objeto en su camino, por fácil de interpretar que sea. Puso como ejemplo las reacciones de los Tesla a los conos en mitad de la carretera, ante los cuales se detienen sin saber qué hacer, algo que según Steve hasta los humanos más idiotas saben que tienen que esquivarlo para continuar.

Wozniak también cambió sus pronósticos con respecto al futuro, asegurando ahora que cree que Audi y BMW acabarán tomando la delantera a Tesla en cuanto a la conducción autónoma. De igual manera, reconoció que aunque sigue siendo fan de la compañía, ya no tiene tanta confianza en sus desarrollos y en las promesas que ha hecho Elon Musk. Según los reportes de la charla, Wozniak llegó a decir que está seguro de que el próximo coche que Tesla saque a la venta no tendrá mucho que ver con lo que Musk haya prometido al respecto. En este aspecto, llegó a compararle con Steve Jobs, su antiguo compañero, asegurando que ambos son simplemente buenos comerciales, y nada más.

Por último, Wozniak aseguró que de momento prefiere seguir conduciendo su Chevy Bolt EV en lugar de un coche Tesla, salvo en viajes a larga distancia. De momento, Tesla no ha querido hacer ningún comentario al respecto, ni tampoco Elon Musk, aunque sí han reconocido que la producción del Tesla 3 está siendo un infierno. Mientras tanto, todas las unidades del lanzallamas de Elon Musk se han agotado, y eso es algo de lo cual el mundo es responsable para bien o para mal.

Foto: suhasrawool

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...