Cambio de nombre para el polémico lanzallamas de Elon Musk

El lanzallamas de Elon Musk tendrá otro nombre como forma de escapar de la polémica en la que se ha envuelto su creación.

El Lanzallamas de moda

Tras protagonizar numerosas noticias por el sorprendente lanzamiento de un lanzallamas, el cual fue todo un éxito de ventas, Elon Musk ha asegurado que cambiará el nombre del producto tras haber surgido algunos problemas a la hora de distribuir el producto entre los miles de compradores.

El creador de PayPal, Tesla y SpaceX, con la que lanzó recientemente el cohete más potente del mundo al espacio, sorprendió a propios y extraños anunciando el lanzamiento inminente de un nuevo “juguete”, un lanzallamas de corte futurista que se asemejaba más a una pistola láser. Era el primer producto de otra de sus compañías, The Boring Company, y en apenas unos días logró vender la friolera de 20.000 lanzallamas a 500 dólares la unidad.

Sin embargo, a la hora de mandar el lanzallamas a la casa de los 20.000 compradores ha surgido el primer gran problema de The Boring Company. Según explicó el propio Elon Musk a través de Twitter, muchas agencias de transporte se están negando a empaquetar y enviar los lanzallamas precisamente por ser catalogado como un lanzallamas.

Para ello, al empresario se le ha ocurrido la original idea de rebautizar su producto como “No es un lanzallamas”. Otra de las opciones que propone el dueño de Tesla Motors es llamar al lanzallamas de manera más técnica: Dispositivo de Mejora de Temperatura. En realidad, según el funcionamiento del lanzallamas, la definición que mejor encaja con él es la de “No es un lanzallamas”, ya que por potencia no alcanza el mínimo requerido para ser considerado un arma. Para no tener problemas con las leyes estadounidenses y poder vender libremente el producto, The Boring Company redujo las llamas que lanza a menos de tres metros de distancia a la máxima potencia posible.

Un lanzallamas real, de uso militar, puede propagar fuego de nueve a 30 metros de distancia. Por tanto, el producto de Elon Musk está lejos de poder ser considerado un arma. Esto le ha permitido que no sea necesario disponer de licencia para comprarlo, pudiendo distribuirlo libremente a cualquier persona interesada. Aunque ya han surgido algunas voces que han pedido su prohibición en California, The Boring Company se ha defendido alegando que se pueden encontrar productos similares mucho más peligrosos en Amazon para quemar malezas. De momento, Elon Musk ha vuelto a bromear en Twitter sobre cómo quedarían todos los rótulos de la página de su empresa si en lugar de llamar Lanzallamas al producto lo llamasen “No es un lanzallamas”.

Vía: Ars Technica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...