AT&T se atreve a predecir el futuro de nuevo en 2018

La compañía AT&T celebra su aniversario poniendo a trabajar a su equipo para pronosticar cuál será la tecnología del futuro.

Futuro

Ni Nostradamus ni pamplinas, lo que venimos a comentar hoy es lo bien que definió el futuro la empresa AT&T en la campaña publicitaria You Will que se emitió en el ya lejano año 1993. Pensemos que se trataba de inicios de la década de los 90, un momento en el que es posible que muchos de vosotros no hubierais nacido y en nuestro caso debemos deciros que un servidor todavía estaba en la EGB. Eran otros tiempos, así que os podéis imaginar que una predicción tecnológica en ese año tenía que estar muy bien definida para que al final se haya terminado cumpliendo.

En la campaña original AT&T nos hablaba de leer libros a distancia (eBooks), conducir largas distancias con un sistema de guía por GPS sin tener que parar a comprobar direcciones, o enviar un fax con un dispositivo tablet desde la playa. AT&T decía “podrás hacerlo” y también mencionaba que ellos serían la compañía que lo proporcionaría (lo cual no ha sido del todo exacto a la vista de cómo la competencia les ha robado muchísimo terreno a lo largo de los años).

También nos prometían pagar el peaje en la carretera de forma inmediata, sin usar efectivo ni hacer paradas molestas, comprar entradas para conciertos en máquinas con pantalla táctil (esto no es común en nuestro país, pero en Japón, por ejemplo, se hace en máquinas que están en las tiendas de 24 horas), y hacer videollamadas en teléfonos públicos. Esto último no ha sido tal y como ha terminado ocurriendo, dado que en el anuncio vemos a una señora que sujeta el teléfono público de la calle y en la pantalla que tiene a su lado aparece su hijo. Con los teléfonos móviles no es algo que se haya extendido, pero si dejamos el teléfono público y lo pasamos a un móvil, es algo que tenemos accesible.

El anuncio sigue con puertas de casa que se abren con el reconocimiento de nuestra voz al decir “estoy en casa”, algo que los asistentes de voz en las casas inteligentes proporcionan. Otra predicción: llevar el historial médico en la cartera, algo que cambiaríamos por llevarlo en el móvil (aunque es cierto que esta es una asignatura pendiente a la vista de que no tenemos costumbre ni se nos dan los medios para conseguirlo). También se habla de participar en reuniones a distancia mientras estamos en la playa y se ve en el anuncio un tablet-portátil para hacerlo, lo cual está totalmente superado. La siguiente predicción nos encanta: un servicio de cine tipo Netflix para que podamos ver “la película que queramos de forma instantánea”. Un pronóstico superior. Y por último: participar en eventos y charlas a distancia con participación directa entre distintas personas, un Skype en toda regla.

Han pasado muchos años de esa campaña y AT&T ha visto cómo algunas de esas ideas las han puesto en circulación sus rivales, mientras que otras han sido adoptadas globalmente por la sociedad. Pero cumplieron sobradamente con lo que esperaban del futuro. Ahora quieren celebrar el 25 aniversario de su empresa con otra ronda de predicciones. ¿Qué podemos esperar del futuro cercano pensando de forma objetiva e intentando cuadrar tanto como lo hizo la compañía en el año 1993?

El primer pronóstico son los robots cuidadores, máquinas que representarán la siguiente evolución de los robots que ya tenemos en nuestras casas (como los perros robot o los aspiradores robot que limpian la casa de forma autónoma). Los robots que veremos en el futuro serán los que ayudarán a las personas mayores y a los niños con autismo para que puedan hacer mejor sus tareas y vivir con una calidad de vida superior. El gran aporte de estos robots residirá en su paciencia y en que no tendrán ningún tipo de impaciencia por cómo actúen las personas a las que estén dando su apoyo.

La inteligencia artificial y su forma de aplicarla a nuestras versiones digitales es la siguiente idea. Se ha dejado de hablar de conseguir que la humanidad alcance la inmortalidad corporal para trasladar el pensamiento hacia crear una impronta de las personas en su máximo esplendor de la vida. O dicho de otro modo, que se pueda crear una versión digital de nosotros mismos que perdure incluso cuando hayamos fallecido. Por ejemplo, un hombre podrá crear su impronta con inteligencia artificial y diseñarla para que enseñe a su hijo a jugar al béisbol cuando alcance la edad pertinente si él ya ha fallecido. En otros casos se habla simplemente de crear inteligencias artificiales personalizadas en serie que, por ejemplo, trabajen como profesores particulares de los niños, ayudándoles a hacer los deberes y las manualidades de su clase. Esto ahorraría tiempo a los padres y sobre todo aseguraría que los niños pudieran tener un mejor apoyo, dado que en los tiempos actuales son muchos los padres que se encuentran perdidos cuando intentan ayudar a sus hijos con los deberes.

La ropa inteligente será otro de los avances. Se habla de ropa que tendrá capacidad para controlar nuestro estado de salud y saber si necesitamos algún tipo de apoyo. Estas prendas podrán, por ejemplo, saber si nuestro corazón ha dejado de latir. Si eso ocurriera, la ropa daría un aviso y un dron vendría de inmediato con un desfibrilador para que alguien lo usara en la persona. También se habla de casas dotadas de numerosos sensores que harían que todo estuviera en constante contacto con la salud de los individuos para darles el máximo soporte.

Y hablando de casas, los hogares inteligentes del futuro serán más personalizados. Por ejemplo, podrían atender a patrones de comportamiento y gusto de los residentes. Así, dependiendo de quién estuviera en la vivienda o en una habitación cambiaría el color de las paredes, las imágenes de los cuadros, el tipo de música que se escucharía o el nivel de temperatura. Serían casas que entendieran directamente sin tener que darles órdenes con la voz.

futuro coche

Para comprar se utiliza un entorno virtual. La idea es que puedas comprar virtualmente en el supermercado mientras estás en casa, agarrar los productos directamente de la estantería, ponerlos en el carrito, pasar por caja y esperar luego a que lleguen a casa. Para comprar ropa se probaría con un avatar exactamente idéntico al usuario que le permitiera ver cómo queda todo antes de adquirirlo.

¿Y los coches? ¿voladores o autónomos? por supuesto, autónomos. En 25 años se dice que nadie tendrá su propio vehículo y que además de esto los distintos coches tendrán la capacidad para comunicarse unos con otros a fin de evitar accidentes.

Y por último el entretenimiento, se dice que las películas se rodarán con cientos de cámaras y que esto permitirá que el espectador cambie entre distintos puntos de vista dependiendo de la cámara que haya seleccionado. No es quizá en lo que estábamos pensando para el futuro del cine, pero dicen que permitiendo este sistema de cámara libre podrías ver una película tal y como ves algo en la realidad, lugar donde puedes cambiarte de posición si desde donde lo estás viendo no te termina de convencer. Pero la idea suena extraña. Más allá de eso, las demás predicciones nos gustan y confiamos en que también se cumplan como ocurrió con las de 1993. Eso sí, nadie se moja hablando del futuro de las llamadas.

Vía: CNET

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...