Xbox One X, así es la “nueva” consola de Microsoft

La división de Microsoft dedicada a los videojuegos sigue sufriendo debido posiblemente a los recortes presupuestarios.

En 2017 llega Xbox One X

Si sois grandes seguidores de Microsoft ya habréis estado pendientes de lo que ha hecho la compañía en su conferencia de prensa del E3: dinamitar sus próximos meses. Quizá seamos demasiado críticos, pero no nos parece que haya sido la presentación que necesitaba la empresa para quitarse a sus rivales de encima y decir “eh, acordaros de lo bien que lo hicimos con Xbox 360″. En lugar de eso han dado un paso atrás y han dejado a sus fans con menos motivos para seguir justificándoles.

El principal problema del futuro inmediato de Microsoft en los videojuegos es Xbox One X, su “nueva” consola. Y ponemos las comillas porque viene a ser una versión más potente de Xbox One y no una nueva generación. Algo lógico teniendo en cuenta que el público casi no ha tenido tiempo de acostumbrarse a Xbox One a la vista de su lanzamiento, realizado hace solo unos años. La compañía quería refrescar su máquina por las bajas ventas y para dotarla de más potencia como hizo Sony meses atrás con PlayStation 4 Pro.

El resultado posiblemente seguirá siendo el mismo que obtuvo Sony. Sony vende muchas PS4 Pro porque ya vendía consolas PS4, y Microsoft venderá posiblemente pocas Xbox One X porque ya vendía pocas Xbox One. Difícilmente se le va a solucionar la vida a Microsoft dando más potencia a una consola que sigue sin un catálogo de juegos de calidad.

Ni siquiera las exclusivas presentadas en el E3 han sido suficiente como para que el público diga “Microsoft se lo ha currado”. Falta originalidad en el entorno cercano de la empresa y sobre todo aliados que les proporcionen juegos que estén a la altura de las circunstancias. Parece como si las third party estuvieran haciendo el vacío a Microsoft como si fuera el compañero de clase que cae mal y con el que nadie quiere jugar. Eso solo puede conllevar a la desesperación y la soledad, lo que en el mercado del videojuego se traduce con dos palabras: bajas ventas.

Sí, es verdad, Xbox One X es la consola más potente de la historia. Eso no se le puede negar a Microsoft. Pero si no tiene juegos y los que tiene no aprovechan la potencia gráfica de la máquina, no hay nada que hacer. Y ya es hora de que Microsoft aproveche el talento de Rare con algo mejor que con Sea of Thieves, juego de piratas que lleva dando vueltas desde 2015 y que tiene un aspecto horrible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...