Sony no apuesta por el Cross-Play con la competencia

El CrossPlay de Minecraft propuesto por Microsoft a Sony no convence a la compañía japonesa, aunque sí a Nintendo.

Sony no quiere CrossPlay

Una de las discusiones más acaloradas que se han vivido en los últimos días trata sobre si las empresas de videojuegos, específicamente las fabricantes de consolas, deberían abordar el Cross-Play entre sus máquinas. Todo se ha generado a raíz de que Microsoft y Nintendo acepten que las versiones de Minecraft de sus consolas sí que cuenten con esta función, mientras que Sony ha preferido mantenerse al margen de esta “extraña” relación.

Extraña porque no es algo habitual que exista ese tipo de colaboración entre rivales tecnológicos. En las oficinas de Sony no saben cómo reaccionar a la propuesta de Microsoft y parece como si en realidad no se estuvieran fiando. Argumentan que algo como esto se debe negociar y hablar largo y tendido en privado antes de llegar a tomar una decisión firme.

Lo que más preocupa a Sony es lo que pueda ocurrir con sus usuarios una vez se conecten a la red en la cual se encuentran las demás consolas con las que podrían jugar. Ejecutivos de Sony dicen que tienen que entender que en su red, PlayStation Network, juegan niños, y ellos saben que los tienen protegidos en su entorno, pero no podrían tener la misma seguridad si existiera conexión de sus redes con Switch y Xbox One.

Es una respuesta que no ha dejado satisfechos ni a los usuarios ni a los ejecutivos de Microsoft, que no entienden porqué se tiene que complicar tanto algo tan sencillo como esto. Parece como si Sony simplemente estuviera poniendo barreras para mantener esa independencia de juego que tienen sin dar tregua a sus rivales en un tipo de alianza que sería muy beneficiosa para los usuarios. También es posible que sepan que tienen tal dominio del mercado que es preferible que pongan obstáculos a sus rivales que hacer pactos con ellos.

No obstante, no hay que olvidar que Minecraft es una propiedad de Microsoft, y que cualquier día puede terminar el soporte que haga la compañía a las versiones del juego para consolas de la competencia. En cualquier caso, se presta más atención a que en realidad no debería haber ningún riesgo para los usuarios aún existiendo este CrossPlay, al menos el público no tiene formas de encontrarse con problemas por algo como ello.

Sí podrían darse ciertas situaciones que no estuvieran dentro del control de Sony, pero también es verdad que un aviso podría solucionar cualquier tipo de inconveniente. En cualquier caso, parece más que Sony no quiera que otra cosa.

Vía: Eurogamer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...