Preview: Super NES Classic Edition, repaso a sus juegos

Hacemos un repaso exhaustivo a través de todos los juegos que incluye la consola retro Super NES Classic Edition.

Consola de 16 bits

Todo el mundo del videojuego está emocionado porque sabe que en el mes de septiembre se lanzará en tiendas (si quedan unidades no reservadas disponibles) la consola Super NES Classic Edition. Después del éxito de la NES Mini se espera que esta nueva máquina venda todavía más, dado que al fin y al cabo estamos hablando de la que puede ser la consola más icónica de la historia de Nintendo. Hoy realizamos un repaso a sus juegos y vemos sobre todo las diferencias que existen entre las distintas regiones de la máquina.

Los juegos exclusivos en Occidente

Como ocurrió con la versión mini de NES, los usuarios europeos volvemos a disfrutar de la selección de juegos realizada para el público norteamericano. Eso sí, esta vez Nintendo ha sido un poco más coherente y no ha incluido ningún juego deportivo en el cual solo estaban interesados los estadounidenses. Aunque eso no implica que no se haya quedado en el aire algún que otro imprescindible cuya ausencia se pueda explicar con facilidad (como es el caso del RPG Chrono Trigger de Square Enix, uno de los grandes títulos que demanda el público).

Esta versión, respecto a la japonesa, tiene cinco juegos exclusivos. Uno de ellos es Super Punch-Out!!, título de boxeo que seguía los pasos del clásico de NES pero con unos gráficos mucho más avanzados y el uso de nueva tecnología. Decíamos que no había ningún juego deportivo exclusivo de la versión norteamericana, pero si lo pensamos fríamente este podría ser un caso de ello. No obstante, es un juego más internacional, así que tampoco es tanta molestia. En su época tuvo menos gancho que la versión de NES, pero no por ello es menos adictivo. Aún así, los japoneses no lo echarán de menos.

Otro de los exclusivos es Super Castlevania IV, que consideramos imprescindible. No sabemos porqué los japoneses no lo han incorporado a sabiendas de la fama que tiene la saga Castlevania entre sus jugadores. Fue uno de los primeros juegos que llegaron con Super Nintendo a España y un juegazo con todas las de la ley, dotado de niveles complejos, un alto nivel de dificultad y unos sprites que destacaban por su tamaño. La saga Castlevania no decepcionaba ni un ápice en la época y damos gracias por la presencia del juego en la consola.

Continuamos con Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting, que en la versión japonesa como veréis en el siguiente párrafo, ha sido cambiado por otra versión de la saga de lucha. Tenemos sentimientos encontrados sobre cuál de los dos juegos preferimos. Esta versión incluida para Occidente es la versión definitiva del clásico entre clásicos, el Street Fighter II que tantas horas nos enganchó. Es la edición que recordamos de los arcades, pero mejorada y potenciada con personajes y rasgos adicionales. Si pensamos en el tiempo de juego y el éxito que tuvo, esta es sin duda la versión que debía incluirse en el recopilatorio.

Juegos de Super Nintendo

El cuarto juego exclusivo es Kirby’s Dream Course, nada más y nada menos que un juego de golf, aunque protagonizado por la bola rosa de Nintendo. No entendemos absolutamente nada que haya sido elegido para este recopilatorio y quizá podríamos decir que le pasa lo mismo que a Super Punch-Out!!. Es un título deportivo, pero está disimulado con una imagen adorable de un personaje que tiene fama entre todo tipo de personas. Quizá eso le haya dado carta blanca a Nintendo para reforzar la selección de juegos enfocados al deporte.

Por último tenemos EarthBound, el RPG conocido en Japón como Mother 2 que tiene tanta popularidad entre los japoneses que no entendemos porqué ha quedado fuera de su selección. La única explicación es que Nintendo esté pensando en algún gran proyecto para la saga Mother en Japón que no quiera solapar con la presencia del juego en esta consola mini. Se trata de un RPG lleno de matices, dotado de una historia cotidiana pero profunda en la cual nos encontrábamos sorpresa tras sorpresa. Ha sido uno de los RPGs que más huella han dejado en la historia de los 16 bits.

Los juegos exclusivos de Japón

Los japoneses cambian los cinco títulos de los que hemos hablado en el párrafo anterior y nos ponen cinco propuestas alternativas: Fire Emblem: Mystery of the Emblem, The Legend of the Mystical Ninja, Panel de Pon, Super Soccer y Super Street Fighter II: The New Challengers. El primero es un juego que no se lanzó en Occidente en su época, pero que no necesita presentación. A día de hoy la franquicia Fire Emblem cuenta con una gran posición en todo el mundo y amasa millones de fans en todos los rincones del planeta, pero esto no ha sido suficiente como para que Nintendo piense en traducir todos los textos al menos al inglés para su inclusión en la versión mini de Super Nintendo. El juego estaba dividido en dos partes y aunque se trataba de la tercera entrega de la saga (las dos anteriores eran de NES) incluía una parte de nueva historia y otra de remake de la primera entrega de Fire Emblem. Ya en la época contaba con todos los sistemas habituales de la franquicia, incluida su endiablada dificultad progresiva.

De The Legend of the Mystical Ninja son muchos los usuarios los que se acuerdan por la diversión y los quebraderos de cabeza que dio en la época. El juego de Konami es un action RPG que tuvo muy buenas impresiones en su llegada a Occidente (salvo por su horrible portada) y es una duda importante saber porqué ha quedado marginado en nuestra versión de la consola. Es posible que Konami lo haya preferido para los japoneses en vez de Castlevania, y lo cierto es que sería difícil quedarse solo con uno de los dos. Este action RPG está plagado de horas de juego, tiene muchísimo humor y es más complejo y desafiante de lo que pudiéramos imaginar.

Panel de Pon es la versión japonesa de Tetris Attack, uno de los juegos de puzles que complació a los occidentales en la época, pero que incluyó un cambio completo de la estética. Nintendo hacía mucho esto en otros tiempos, cambiaba los personajes de juegos japoneses adorables por sus personajes propios y así vendía muchas más unidades de los cartuchos en Occidente. En este caso las hadas y personajes simpáticos de Panel de Pon cambiaron por los personajes del mundo de Mario y Yoshi. El éxito estuvo asegurado. Pero era lógico que solo estuviera en la versión japonesa de la consola, porque Panel de Pon no lo habría reconocido nadie y quizá incluir Tetris Attack hubiera sido reconocer públicamente los tejemanejes de la época.

Retro de Nintendo

Nos quedamos sorprendidos con el siguiente juego exclusivo: Super Soccer. Este título de fútbol fue ese tipo de juego que la mayoría de propietarios de Super Nintendo tuvo en alguna ocasión. Principalmente por dos factores. Primero: porque se lanzó junto a la consola y estuvo entre su primera hornada de juegos. Segundo: porque su valor en las tiendas cayó poco después y era el típico juego que te podías comprar por muy bajo coste. La ausencia de un juego deportivo que está en la versión japonesa en la edición occidental tiene una explicación sencilla: es fútbol y el fútbol (el soccer para ellos) es algo que no interesa nada a los norteamericanos. Una pena.

Acabamos con Super Street Fighter II: The New Challengers, que fue la entrega definitiva del juego de Capcom, pero tan cambiada que ya no tenía prácticamente nada que ver. Si hablamos de potencia de juego, de selección de personajes, de combos y técnicas, estaríamos engañándonos si no dijéramos que este es el mejor Street Fighter de Super Nintendo. Es el que más puede rendir en partidas multijugador y en piques si organizamos torneos con los amigos. Pero no era el más jugado en Occidente y de ahí el cambio. Como decíamos, es difícil elegir entre uno y otro.

Los juegos comunes para todas las regiones

Vamos a detallar cada juego para que os podáis hacer vuestro checklist particular de los que os interesan más. Y comenzamos con Contra III: The Alien Wars, que se bautizó en nuestro mercado como Super Probotector: Alien Rebels porque en aquella época a los europeos nos gustaban mucho los robots y menos los soldados de pelo en pecho. La versión que llega es la de los soldados y no la de los robots, pero el juego sigue siendo tan bueno como lo recordamos. Hay varios puntos de vista para la acción y contamos con un nivel de dificultad tan elevado que seguro que terminamos lanzando el mando contra el sofá alguna que otra vez. En cooperativo con un segundo jugador se convierte en una de las experiencias más recomendables de la consola de Nintendo.

Donkey Kong Country es otro de los juegos, un clásico imprescindible que reescribió la forma en la que debían presentarse los juegos de plataformas de la época. Contó con tecnología gráfica muy avanzada que nos permitía volvernos locos cada vez que nos lanzábamos de barril en barril. El primero siempre fue el mejor, el más desafiante y el que tenía los niveles mejor diseñados, aunque las secuelas mantuvieron el nivel muy alto. Con él tenemos diversión para rato y ahora que la consola nos proporciona sistema de salvado inmediato muchos serán los que terminen pasándoselo por primera vez.

Para los amantes de los RPG se incluye Final Fantasy III, que es en realidad Final Fantasy VI, pero el cambio de títulos de la época siempre ha despistado bastante. La particularidad de esta entrega radicaba en su ambientación, en la cual había un desarrollo tecnológico avanzado en comparación a las ediciones más clásicas que habían sido de un remarcado corte medieval. El abordar un estilo gráfico steampunk le proporcionó una popularidad extrema y le ayudó a triunfar por encima de alguna de las entregas de la saga que menos gustaron a los usuarios.

Super Mini juegos

La conducción está muy presente en el recopilatorio con varios juegos. Uno de ellos es F-Zero, el clásico de las carreras futuristas donde pilotamos naves de gran velocidad a través de circuitos diseñados de forma muy loca. Se convirtió en un imprescindible del catálogo de la máquina y es bueno ver que vuelve tan en forma como antaño. Le acompaña en el género de la conducción Super Mario Kart, otro de los juegos de conducción que no pueden faltar en ninguna colección de la consola de 16 bits de Nintendo. Fue el primer juego de la franquicia, el primero que nos enseñó a lanzarnos conchas y usar objetos para superar a nuestros rivales.

Continuando con el repaso nos encontramos con Kirby Super Star, que sí aporta un buen acercamiento al mundo de Kirby, aunque no es precisamente el mejor juego que ha protagonizado el personaje. Está formado por distintos minijuegos y el punto positivo es que tiene un pseudo-remake de Kirby’s Dream Land, convirtiéndose en su plato fuerte. Tiene carisma y diversión y no hay duda de que su jugabilidad relajada será lo que haga que pasemos muchas horas con él. Pero hay algo que nos dice que conociendo el historial de Kirby a lo largo de los años es una propuesta insuficiente en cierto modo. Pero si queríamos Kirby era lo que debíamos tener, sin más (dejando al margen el juego de golf, claro está).

Para los roleros hay varias propuestas añadidas que son imprescindibles. Comenzamos con The Legend of Zelda: A Link to the Past, que está considerado uno de los mejores juegos de la saga aparecidos en toda la historia. Esto es algo en lo que coincidimos, porque la historia, la jugabilidad y la emoción que proporciona este juego de rol son incomparables. Lo mismo ocurre con Secret of Mana, otro de los RPGs incluidos, que tiene el sello característico de los juegos de Square Enix y una banda sonora de las que ponen los pelos de gallina. Con este tipo de juego la de horas que vamos a pasar jugando a esta Super Nintendo mini es incalculable. Y como última propuesta rolera se incluye Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars, que fue el primer RPG protagonizado por Mario, un clásico entre clásicos muy avanzado tecnológicamente y dotado de una jugabilidad realmente sólida.

Retro de Super Nintendo

Pero no todo tienen que ser juegos de rol a la vista del recuerdo que tenemos de Super Nintendo y las plataformas. Lo vemos con la presencia de Mega Man X, uno de los juegos de acción y plataformas más complicados y disfrutables de la época. Marcó un nuevo inicio para el bombardero azul y dejó huella con un sistema de armamento y unos gráficos que estaban a la altura de lo más avanzado de los 16 bits. A posterior llegaron muchas más entregas de esta subfranquicia de Mega Man, pero la primera fue, sin duda, la más impactante.

El género plataformero también está representado por Super Ghouls ‘n Ghosts, cuya propuesta con el característico sello de la época de Capcom, no la dejó pasar ningún buen jugador. El nivel de dificultad era proporcional a la diversión que ofrecía esta nueva aventura protagonizada por un Sir Arthur que tenía que plantar cara a todavía más peligros. Antes de comentar los dos juegos de Mario incluidos nos paramos en Super Metroid, un título excelente que en la época no tuvo tanto bombo como habría recibido hoy. Y en cuanto a Mario se incluyen los juegos de plataformas Super Mario World y Super Mario World 2: Yoshi’s Island. El primero es simplemente imprescindible por lo que representó en el lanzamiento de la consola, mientras que la aventura de Yoshi también entretuvo mucho y aportó nuevas experiencias visuales.

Star Fox en pleno rendimiento

Queríamos dejar unas líneas al margen para la presencia de Star Fox en la consola Super NES Classic Edition. Primero, está incluido el juego original, el cual conocimos en Europa como Star Wing. Pero además se ha incorporado Star Fox 2, la secuela que nunca se llegó a completar ni a lanzar en las tiendas. Ha sido un proyecto muy deseado por los fans e incluso se han distribuido online versiones no oficiales del título que eran totalmente jugables. Ahora al fin tenemos la versión completa con el sello de calidad de Nintendo y con la seguridad de que este se trata del juego perdido que nunca vio la luz y que, quién sabe, se podría haber convertido en uno de los grandes éxitos de Super Nintendo.

Vía: Nintendo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...