PlayStation 5 arrasa con las esperanzas de la retrocompatibilidad

Sony decepciona a todos los usuarios que esperaban que PlayStation 5 ofreciera retrocompatibilidad con todas sus generaciones.

Sony dice que PlayStation 5 tendrá funciones no anunciadas y únicas

¿Por qué Sony? ¿por qué? ¿por qué no desmentir los rumores que circulaban por la red que hablaban de cómo PlayStation 5 podía tener retrocompatibilidad completa con todas las generaciones de PlayStation? No llegamos a entenderlo. Pero lo que sabemos es que está confirmado que la retrocompatibilidad de la próxima generación de la consola de Sony solo se aplicará a la generación actual, PlayStation 4. Y por ahora no será una retrocompatibilidad absoluta, sino que habrá que ir esperando a que se sumen juegos a la lista de títulos compatibles, un proceso que no ha terminado de alegrar a los usuarios.

Lo que no entendemos tan bien es que Sony no se pronunciara sobre los rumores que se venían extendiendo desde hace semanas entre los usuarios). La «pelota» sobre cómo PlayStation 5 podría permitir usar juegos de todas las generaciones de PlayStation creció tanto que al final ya se la creía una gran parte de la población. Y eso había llevado a que muchos usuarios tuvieran grandes esperanzas, a que le quitaran el polvo a sus juegos de PlayStation 2 y a que se soñara con un día en el cual viéramos una consola de Sony que las permitiera dominar a todas.

Al final Sony ha hecho lo que esperaba la otra parte de los usuarios: seguir adelante con el plan más previsible y lo que se ha venido haciendo de forma más o menos estandarizada en la industria. Sabemos que ir más allá de dar soporte a PlayStation 4 sería algo problemático, pero esperábamos que esa fuera la carta de efecto que usara Sony para superar a su máximo rival, Microsoft y su próxima Xbox.

La teoría dice que el coste de implementar un sistema que permita usar juegos de todas las PlayStation anteriores es una práctica locura. Mucho dinero para algo que quizá no se use de forma habitual o que solo una parte de la población utilice. El motivo de ello es la forma en la que se diseñaban los discos, la estructura y todo el elemento técnico que va más allá de simplemente activar un par de opciones en el hardware para que sea posible usar los juegos. Se podría quizá haber solucionado con algún tipo de emulador, pero ya se ha visto que este tipo de retrocompatibilidad no es algo que esté entre las prioridades de Sony.

Xbox Series X

Esto significa que nos seguimos quedando sin poder reutilizar de una manera novedosa los juegos que tenemos de PSX, PlayStation 2 y PlayStation 3. De PlayStation 4 se ha comenzado trabajando en la compatibilidad de 100 juegos, pero ya se ha confirmado que ese no va a ser, ni mucho menos, el límite. Esto nos calma un poco, porque tenemos una librería de PS4 amplia y como imaginamos que también os pasa a vosotros, con muchos juegos que todavía no hemos llegado a completar en su totalidad. Los primeros a los que se dará compatibilidad son, aparentemente, los que tienen la suma de un mayor tiempo de juego según las estadísticas de los servidores de la propia Sony. No es una mala forma de decidir qué juegos merecen soporte antes, aunque quizá títulos que sean exclusivos de determinadas regiones acabarán en la cola durante mucho tiempo.

No podemos esconder nuestra decepción por lo ocurrido, dado que nos hubiera encantado poder recuperar el catálogo de las anteriores PlayStation. A diferencia de esto, Microsoft sí que permitirá que los usuarios de Xbox disfruten de todos los juegos de Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Es cierto que de por medio hay una generación menos, dado que Xbox comenzó en la época de PlayStation 2, pero si tenemos en cuenta las posibilidades en términos de catálogo que se nos van a dar gracias a esta retrocompatibilidad, se nos pasa por la cabeza la tentación de volver al redil de Microsoft en la nueva generación.

Hasta ahora, en nuestro caso personal, aunque jugamos con todas las consolas, está claro que siempre nos decantamos por una para que sea «la principal». En la generación de Xbox y PlayStation 2 nos quedamos con la consola de Sony, dado que la comparación de catálogo era enorme. Después Sony perdió fuerza con PlayStation 3 y dejamos engatusar por la solidez del servicio Xbox Live, por lo que convertimos a Xbox 360 en nuestra consola de esa generación. En la generación actual las diferencias entre Xbox One y PlayStation 4 son demasiado elevadas y la victoria de Sony es clara. Y con la próxima generación, por factores como este, estamos dudando de qué hacer. Todavía falta conocer juegos, exclusivas, el enfoque de Sony con la realidad virtual y otros factores, pero no podemos decir que Microsoft no esté preparando una máquina que no llame la atención.

Quién sabe lo que ocurrirá. Y en cualquier caso la pregunta es: ¿se mantendrá el lanzamiento de la nueva generación en 2020 o saltará a 2021 por todo lo que está ocurriendo por el coronavirus?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...