Phoenix Wright: Ace Attorney, sólo para picapleitos

Pese a que la historias de abogados han conocido ya varios capítulos en el lejano Japón y en formato cartucho para Game Boy Advance, no ha sido hasta la salida en Nintendo DS que hemos tenido posibilidad de disfrutarlo en España. Con ciertas dudas sobre su compra (por aquello del presupuesto del blog) y cierto retraso ha llegado a la redacción de gameover.es.

phoenix-wright-ds.jpgLo primero que llama la atención es su estética manga y su correcta traducción al castellano (un elemento indispensable en este tipo de videojuegos). Su temática es cuanto menos interesante a primera vista: nos pone en la piel de un abogado novato que responde al nombre de Phoenix Wight; pero tranquilos que para el primer caso contaremos con el apoyo de una especie de tutora. Nuestro trabajo consistirá en ir a la escena del crimen, hablar con los testigos, buscar pruebas y examinar los testimonios de la acusación. La única certeza de esta aventura es que nuestro cliente siempre es inocente.

Como hemos dicho tenemos que ir recogiendo pruebas al comienzo de la partida (visitando la escena del crimen y sus aledaños). Como no sólo de pruebas vive un buen abogado, tenemos que hablar con testigos y personas que viven o trabajan por la zona (ellos pueden abrir el acceso hasta nuevos lugares).
Una vez hemos recopilado todos esos materiales, será el momento de escuchar las declaraciones de los testigos en los juzgados. Tendremos que demostrar sus mentiras enseñando las pruebas y consiguiendo la inviabilidad de los testigos que no nos convienen, la inocencia de nuestro cliente y, cómo no, señalar al auténtico criminal.

phoenix-wright-ace-attorney-3.jpgTodo el proceso judicial está limitado por una barra de exclamaciones, que es el contador de fallos que podemos tener durante el desarrollo de esa fase del juicio. Hacer que el testigo cuente más detalles, esto es, detenerle en su declaración, no tiene penalización alguna, pero mostrar una prueba errónea o la correcta en el momento equivocado (aunque sea tan sólo una frase antes o después de cuando tenga que hacerse), implicará una penalización.
Éste es el principal problema del juego: aunque sepamos que hay que mostrar una prueba para desmontar una declaración, hay que encontrar el momento en el que se ha programado que se tiene que mostrar. No siempre es tan lógico. Resulta frustrante, ya que en alguna ocasión pensábamos que nos habíamos confundido con la prueba cuando el error consistía en haberla presentado demasiado pronto o tarde.

El juego nos dará una buena muestra de la intensidad de su desarrollo a nivel de un guión lleno de giros, sorpresas y tensiones nada más acabar ese primer capítulo de introducción. La estructura de estos capítulos suele ser bastante similar, salvo en los casos más avanzados, cuando las normas en cierto modo se rompen dada la gran importancia de lo que sucede.

phoenix-wright-ace-attorney-4.jpgCon una estética muy interesante interesante, este videojuego, nos ofrece una reinterpretación de los clásicos juegos de aventura conversacional que tuvieron su punto álgido en los ordenadores de 8 bits, juegos en los que el texto era el protagonista absoluto y se trataban los más diversos temas. Sus principales características consistían en la presentación de una estructura lineal y una única solución. El videojuego desarrollado por Capcom se mantiene fiel al espíritu de este tipo de títulos, lo que supone un riesgo en un mercado tan estandarizado a lo largo de los últimos años.

La traducción del título es más que correcta y ha conseguido mantener ciertas sutilezas del lenguaje que esconden la clave de los casos en muchas ocasiones.
Los dos últimos casos del juego totalmente espectaculares, con una tensión que se mantiene a lo largo del desarrollo. Los casos son más complejos a medida que avanzamos en el juego. Los primeros han sido recuperados del videojuego presentado para GameBoy Advance y se nota en el menor uso de las posibilidades de la doble pantalla de la última consola portátil de Nintendo.

Phoenix Wright: Ace Attorney es una especie de novela de abogados hecha videojuego. Y esa es su grandeza y debilidad. Un videojuego muy especial, que si tiene éxito puede revitalizar todo un género que olvidamos a finales de los años ochenta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...