¿Es el DualSense de PS5 tan revolucionario como se nos intenta hacer creer?

¿Es el mando DualSense tan prometedor como se nos está haciendo creer? ¿cumplirá PS5 las expectativas?

Hace unas horas Geoff Keighley ha llevado a su Summer Game Fest 2020 un gameplay en directo de Astro’s Playroom, el juego que estará pre-instalado en todas las unidades de PlayStation 5. Al hacerlo la intención no era mostrar el juego, que tampoco tiene nada de sorprendente, sino que lo que se intentaba era que viéramos las bondades del nuevo mando de la consola: el DualSense.

Lo que está haciendo Sony desde hace unos meses es hacernos creer, de forma real o manipulada, que el nuevo mando de su consola va a ser revolucionario. Y por eso le han cambiado el nombre y no se llama DualShock 4, sino que ha sido rebautizado como DualSense.

En principio no se aleja tanto visualmente en su diseño de lo que ha sido hasta ahora el último DualShock, pero sus grandes diferencias se encuentran en lo práctico. Porque en sus gatillos nos encontramos los botones con sensores hápticos que nos van a proporcionar una experiencia, según Sony, revolucionaria. El propio Geoff hablaba sobre ello durante el gameplay y le hemos visto sorprendido por lo que estaba sintiendo, pero no a un punto en el que haya hecho que nuestro hype se haya disparado. Por supuesto, su intención por encima de todo es mantener la neutralidad, ya que también suele colaborar con Microsoft.

A lo largo del gameplay y de la posterior entrevista con Eric Lempel, uno de los grandes hombres de la división de PlayStation, en el apartado de marketing para ser más exactos, se han remarcado ideas como que este tipo de mando y lo que proporciona en términos de control solo es posible con esta nueva generación. Se nos deja bien claro que es algo a lo que no se habría llegado con la capacidad de la consola previa, y se nos instruye a pensar en cómo el mando nos permitirá sentir la arena, el hielo y otras superficies. Los sensores harán que el sistema háptico nos proporcione un feedback realmente distinto y con el cual podamos meternos más en la partida. También vemos que se introduce la opción de soplar al mando, algo que los usuarios de las portátiles de Nintendo seguro que echan de menos.

Pero aún con todo, aún con estas promesas y características, la impresión que se nos queda está a la altura de la que tiene Geoff Keighley en el vídeo. Le gustan las sensaciones, se sorprende por lo que transmiten, pero no da la sensación de que vaya a ser tan revolucionario como se podría haber imaginado. ¿Suficiente para cambiarle el nombre al mando? No lo parece. Nos da la sensación de que es otra idea de marketing y de la nueva Sony, compañía que se ha reestructurado mucho en los últimos años y que en algunos momentos parece que haya olvidado cuáles han sido los factores que les llevaron hasta el éxito en su pasado en los videojuegos.

Este tipo de impresiones, estas sensaciones que se nos transmiten con el control, nos suenan de casos anteriores. ¿Nadie se acuerda de cómo la superficie táctil de PlayStation Vita también transmitía sensaciones? No las mismas, por supuesto, ni tan avanzadas, pero algo había. ¿Y qué ocurrió con el paso del tiempo? Los desarrolladores no encontraron la manera de integrar esta tecnología en los juegos y poco a poco acabó quedándose de lado. Lo mismo ha ocurrido con el sistema Sixaxis de DualShock 4, salvo en el caso del software desarrollado por los propios estudios internos de Sony. La historia nos ha demostrado que este tipo de tecnología se va olvidando con rapidez porque cuando el factor sorpresa ha desaparecido, lo que quieren los usuarios es divertirse y no pensar en sistemas de control originales que pueden estar metidos con calzador.

Por ello, aunque tenemos muchas ganas de probar PlayStation 5, y haremos la reserva inmediatamente cuando se abran los plazos de ello, nos mantenemos prudencialmente tras la barrera. De momento no queremos opinar más allá de nuestra primera impresión, la cual nos deja fríos y con la sensación de que Sony está dando un gran empujón de marketing a una característica de su consola que no será tan diferenciativa como a ellos les gustaría.

Lo que sí nos ha parecido una gran noticia es que se confirme que Astro’s Playroom será gratuito y que vendrá pre-instalado en todas las consolas. Esto ya se comentó inicialmente, pero la información quedó un poco en el aire. El juego sigue los pasos del Astro Bot de PlayStation VR y se presenta como una experiencia de varias horas de juego en la que descubrir el mando y hacernos a los controles y sus características. No es precisamente el juego que debería introducir al usuario en el potencial de PlayStation 5, porque en términos técnicos resulta muy decepcionante, pero al menos sí presenta bien el mando y nos aporta una primera dosis de diversión sin pagar nada a cambio.

Lo que todavía nos queda por saber

Aún estamos en la antesala muy previa de la llegada de PlayStation 5, por lo que es lógico que aún nos quede mucho por saber. No se ha anunciado el precio, ni los juegos que llegarán en el lanzamiento, ni tampoco se ha precisado de forma completa el sistema de retrocompatibilidad. Todo queda, de momento, muy en el aire. Lo único que ha dicho el representante de Sony en el vídeo del mando en cuestión, es que el periodo de reservas todavía no se ha abierto, por lo que nadie debería tener la loca idea de irse a hacer cola a una tienda. Comentan que ya hay personas que estaban haciendo cola en algunas tiendas para asegurarse una unidad en el día de lanzamiento. A nosotros no nos habían llegado noticias sobre ello, ni tampoco en las demás fuentes que hemos consultado. Posiblemente Sony esté jugando la carta de inflarse como un pez globo para dar miedo a sus enemigos. Pero el recurso resulta manido y en cierta manera un poco desesperado.

Lo que Sony sabe es que la próxima generación va a tener una dura competencia, puesto que Xbox Series X está perfilándose como una propuesta de lo más interesante. Microsoft ha aprendido de los errores cometidos en la generación pasada y está dispuesta a hacer un trabajo de primera. Han asegurado una retrocompatibilidad de la consola con todas sus generaciones anteriores, el servicio Smart permitirá obtener los upgrades de Xbox Series X de juegos recientes que hayamos comprado en Xbox One y además tienen la maravilla de Xbox Game Pass, una suerte de Netflix de los videojuegos que recibe incluso títulos de estreno. A eso sumemos que la máquina tiene buena pinta y que ya cuenta en camino con algunos exclusivos que van a pegar fuerte. Y nos queda una alternativa muy atractiva que le va a dar mucha guerra a PlayStation 5.

Como decíamos, de la PS5 de Sony aún no conocemos el precio, aunque posiblemente rondará los 500 euros, a falta de que veamos qué diferencia de coste hay entre la versión con unidad de Blu-ray y el modelo únicamente digital. Falta saber qué juegos llegarán con la consola, ya que muchos títulos anunciados se han confirmado para su salida en el año 2021. Y sobre la retrocompatibilidad, Sony ha tirado tantos balones fuera y ha cambiado tanto de opinión que posiblemente ni ellos lo tengan claro. De momento habrá compatibilidad con muchos juegos de PS4 y poco a poco el catálogo de la actual consola se irá soportando en mayor medida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...