Adiós a Kinect, el final de un sueño innovador

Kinect ya es un proyecto de Microsoft cancelado oficialmente y podemos hablar de lo que ha llegado a significar.

Dispositivo Kinect

El 4 de noviembre de 2010 se lanzaba en Estados Unidos el dispositivo Kinect, una idea revolucionaria que permitía jugar en Xbox 360 de una forma distinta. Microsoft nos ofrecía meternos dentro del juego con un sistema que captaba nuestros movimientos y que nos permitía interactuar con los personajes que veíamos en pantalla de forma totalmente diferente. Ahora la compañía confirma la desaparición del dispositivo, que en su segunda encarnación, la versión de Xbox One, no tuvo ningún tipo de éxito e incluso acumuló las críticas de los usuarios.

Pero aunque reconocemos que Microsoft ha tomado la decisión acertada, no podemos evitar sentir cierta tristeza por lo ocurrido y por la desaparición del dispositivo. En nuestro caso concreto, formamos parte de la primera generación de usuarios de Kinect. Fuimos de aquellos que disfrutaron bailando con Dance Central en su lanzamiento y también de los que se lo pasaron bien con Kinect Adventures, que en ese momento nos parecía de lo más divertido (aunque obviamente sencillo). Con el paso del tiempo, al menos en Xbox 360, tuvimos juegos que nos garantizaban que habíamos hecho una buena compra. Era el caso de Child of Eden, pero otros muchos resultaban decepcionantes.

Los años pasaron y llegamos a tener algunos exclusivos imprescindibles. Ahora mismo nos vienen a la cabeza juegazos que pasarán a la posteridad como Rise of Nightmares, The Gunstringer, Kinect Disneyland Adventures, los dos Kinect Sports, Kinect Star Wars o Steel Battalion: Heavy Armor, entre otros. Si repasamos el historial del dispositivo es cierto que podría haber dado más de sí, de eso no hay ninguna duda.

Quizá lo que hacía Kinect no era mucho más allá de lo que nos habían propuesto otras plataformas y eso impedía que la tecnología sorprendiera más. Requería que tuviéramos un espacio enorme para jugar, las experiencias de partida no eran tan envolventes y el reconocimiento del jugador dejaba que desear en algunos casos concretos. Era un quiero y no puedo. Muchos usuarios se preguntan si pasará lo mismo con PlayStation VR y lo que nosotros decimos desde nuestra experiencia como poseedores de ambos productos, es que la historia no se repetirá con Sony.

Usando Kinect

Pero volviendo a Kinect, recordemos que uno de los problemas principales del dispositivo se encontró en que Microsoft lo añadió como elemento obligatorio en la venta de Xbox One en su debut. Eso no gustó nada a los usuarios. Primero, porque realmente no había juegos de calidad anunciados para Kinect. Segundo, porque la segunda generación del dispositivo estaba lejos de ser destacable. En realidad era más de lo mismo con algún cambio menor. Eso llevó a que el público se quejara. No querían pagar más por Xbox One debido a que estuviera implementado Kinect de base.

Con el tiempo Microsoft reconoció el error y quitó Kinect de la propuesta, así que ya no era de adquisición obligatoria. Teniendo en cuenta que para ese momento los desarrollos de Kinect ya se habían estancado y que ni Microsoft estaba explorando opciones para aprovechar la tecnología, no hay duda de que era lo que tenía que ocurrir. A raíz de esto el apoyo a Kinect se redujo a mínimos. En el historial del dispositivo hay una escasez de juegos espectacular.

En el año 2014 se lanzaron 7 juegos compatibles con Kinect en Xbox One. Un año después la cifra bajó a cuatro juegos y en 2016 la cosa siguió mal debido a que se volvieron a lanzar solo cuatro juegos. Ya como despedida, en 2017 Kinect ha recibido tres juegos y posiblemente sus desarrolladores no hayan podido compensar la inversión de su creación de ninguna de las maneras. Eso nos deja un catálogo de Kinect que posiblemente sumando los juegos de Xbox 360 y Xbox One no llegará a los 200 títulos. O dicho de otra manera, un fracaso absoluto teniendo en cuenta que muchos no son exclusivos, sino que están preparados para el dispositivo.

Quienes todavía tienen su Kinect en casa lo pueden guardar o seguir aprovechándolo. Tienen en su posesión una parte de la historia del mundo de los videojuegos. Quienes estén pensando en venderlo los precios que se pagan ahora mismo son ridículos, pero es posible que en el futuro sea un producto revalorizado por la importancia histórica que tiene para la carrera de las consolas Xbox. A nosotros nos parece que ya es hora de despedirnos de Kinect y de agradecerle las horas de diversión que nos dio, pero deberíamos haber visto desde el principio que era una tecnología que ya desde su lanzamiento se encontraba caduca respecto a otros avances tecnológicos disponibles.

Microsoft tiene que avanzar y seguir innovando para que su gama de consolas Xbox pueda levantar el vuelo y demostrar en la próxima generación (porque a Xbox One la damos por perdida) que pueden ponerse al lado de sus rivales y competir tan fuerte como lo hicieron con Xbox 360.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...