Recogen firmas para una demanda colectiva contra Nikon

Un bufete de abogados ha iniciado una recogida de firmas para demandar a Nikon por los problemas de polvo en el sensor de la D600.

Nikon D600

Los problemas de acumulación de polvo en el sensor de la D600 siguen siendo un quebradero de cabeza para Nikon. Aunque la cámara ya haya quedado relegada por la Nikon D610, el malestar provocado en los compradores del primer modelo podría cristalizar en una demanda colectiva. De momento el bufete estadounidense Lieff Cabraser Heimann & Bernstein ya ha iniciado una recogida de firmas para llevar adelante esa demanda.

En el texto de la recogida de firmas se explica que la cámara comenzó a venderse a finales de 2012 por aproximadamente 2.000 dólares y que poco después de su comercialización se comenzó a hablar de numerosas quejas sobre la aparición de manchas en el sensor, ya sea porque la cámara es propensa a acumular polvo en esa zona o porque el mecanismo del obturador suelta aceite.

Cuentan también que Nikon reconoció las quejas en febrero de 2013, pero que no le dio demasiada importancia, asegurando que las manchas sólo se veían en las imágenes en unos pocos casos. La demanda colectiva se basaría en la molestia que ha supuesto para muchos usuarios tener que enviar la cámara al servicio técnico para que se realizase una limpieza del sensor.

Además, también aseguran que Nikon ha vendido algunas de las cámaras devueltas por los usuarios con el estatus de refurbished y sin corregir el problema, agravando así el problema y aumentando el número de usuarios que han tenido que sufrirlo.

Por todo lo anterior, el bufete pide que quienes hayan sufrido el problema se pongan en contacto con ellos a través de un formulario y les cuenten su experiencia. Ellos se encargarán de revisar el caso sin cargo alguno o compromiso por parte del usuario. Explican además en qué consiste una demanda colectiva, lo que en Estados Unidos llaman class action lawsuit y cómo éstas permiten que unos pocos consumidores se unan contra una gran corporación para reclamar sus derechos y obtener compensación.

No tengo ninguna duda de que sufrir el problema de polvo en el sensor de la Nikon D600 sin duda habrá sido un dolor de cabeza para los usuarios afectados, pero hasta donde yo sé Nikon ha actuado como debe hacerlo cualquier empresa, revisando los equipos, arreglando lo necesario y en algunos casos parece que incluso sustituyendo la cámara por un nuevo modelo. Sinceramente, le veo poco futuro a este intento de demanda, aunque ya sabéis que en Estados Unidos nunca dejan de sorprendernos con estas cosas.

Más información | lieffcabraser.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...