Los problemas de la D600 le han costado a Nikon 18 millones de dólares

Nikon ha publicado en un documento oficial el coste que ha tenido para la empresa el famoso defecto del obturador de su D600.

Nikon D600

En octubre de 2012 hablamos por primera vez del problema de la Nikon D600 que hacía que esta cámara réflex acumulase polvo en el sensor. Desde entonces hemos estado siguiendo el tema con interés, viendo las distintas soluciones que ofrecía Nikon y las experiencias de los usuarios. Hoy se ha sabido que Nikon se ha gastado 17,7 millones de dólares en reparaciones para solucionar este tema y tratar de salvar su reputación.

La cifra concreta, 1,8 billones de yenes, se ha conocido a través de un documento oficial de la corporación nipona en el que se responde a diversos temas relacionados con los resultado económicos de su último año fiscal, el que va del 1 de abril de 2013 al 31 de marzo de este año. Esto es lo que se dice concretamente respecto al tema de la D600:

En referencia al problema de la cámara réflex digital D600 que anunciamos el 28 de marzo de 2014, hemos asignado 1,8 billones de yenes como reserva de garantía durante al año [fiscal] finalizado en marzo de 2014 para cubrir el coste de las reparaciones y sustituciones. Nos estamos tomando este asunto muy seriamente, seguiremos ofreciendo a los usuarios de la D600 un servicio especial y tomaremos medidas para restaurar la confianza en la marca Nikon.

La Nikon D600 se presentó en septiembre de 2012, durante Photokina, como la cámara de formato completo más asequible de Nikon. Llegaba al mercado con un sensor de 24,3 megapíxeles, cuerpo sellado contra el polvo y la humedad, pantalla de 3,2 pulgadas, visor óptico con cobertura del 100% y un sistema de enfoque automático de 39 puntos con nueve sensores en cruz y tecnología subject tracking 3D. La cámara contaba además con un rango de sensibilidad de entre 100 y 6.400 ISO (expandible a 25.600 ISO), vídeo Full HD y ráfaga a 5,5 imágenes por segundo.

Poco después de su llegada al mercado comenzaron a aparecer en diversos foros testimonios de usuarios que habían experimentado una acumulación excesiva de polvo en el sensor de la cámara. Roger Cicala, de Lensrentals, dio datos sobre las unidades que ellos tenían para alquiler que parecían confirmar la existencia del problema. Fue necesario esperar hasta febrero de 2013 para que Nikon se manifestase de forma oficial. La respuesta del fabricante fue que era algo normal y remitía a los usuarios al manual de instrucciones.

Sin embargo, la montaña se fue haciendo más grande y al final Nikon tuvo que rendirse a la evidencia y lanzar una campaña para limpiar los sensores de las cámaras y, unos meses después, lanzó la D610 para sustituir al modelo defectuoso. Llegó un momento que la solución para los afectados pasaba directamente por cambiarles su D600 por la D610, que incluía un nuevo obturador sin el dichoso problema. Esperemos que la experiencia de Nikon sirva a otros fabricantes y en el futuro se realicen más pruebas antes de sacar al mercado un modelo con el que no se han hecho las pruebas suficientes.

Vía | petapixel.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...