Experimento: ¿te gustas más con o sin Photoshop?

¿Cómo reaccionarían cuatro mujeres normales al ver sus fotos retocadas para la portada de una revista? BuzzFeed intenta responder a esa cuestión.

Fotos retocadas: antes y después

La web BuzzFeed ha realizado un curioso experimento social. Han pedido a cuatro mujeres que posen para un fotógrafo y han pasado después las fotografías a un retocador profesional para que realice las modificaciones que se suelen hacer habitualmente para las fotos de una revista de moda. A saber: adelgazamiento a golpe de Photoshop, eliminación de imperfecciones y arrugas, rejuvenecimiento…

Después, enseñaron a esas cuatro mujeres sus fotos retocadas. Las reacciones fueron muy distintas a lo que cabría esperar. Todas ellas tuvieron problemas para reconocerse en esas fotografías de revista y dejaron algunas declaraciones muy interesantes al respecto. Una de ellas se queja de que el retoque haya hecho desaparecer sus pecas, ya que esa piensa que no son imperfecciones, sino que le dan carácter.

«Una vez que una persona te ha maquillado, otra persona te ha peinado, otra te ha dirigido a la hora de posar y después se han eliminado todas tus imperfecciones, no queda mucho de ti realmente,» asegura otra de las mujeres que aparecen en el vídeo. Otra comenta que el resultado final muestra cómo ha querido verse siempre, pero que ahora que se ve así se pregunta por qué alguien querría tener ese aspecto.

Por supuesto, podemos pensar que realmente esas mujeres han dicho lo que les han dicho que digan, ya que el vídeo no tendría la misma moraleja si realmente les gustase más su aspecto en las fotos retocadas que en la realidad. De hecho, en los comentarios de Petapixel, que es donde he visto el vídeo, muchos fotógrafos profesionales están insistiendo en que nunca ha habido una clienta que no haya preferido su fotografía editada a la original.

Sea como sea, ahí arriba tenéis el vídeo. Echadle un vistazo y juzgad vosotros mismos. En esto del retoque de imágenes cada uno tiene su opinión. Personalmente yo no creo que sea algo necesariamente negativo. Es simplemente una herramienta más al servicio del fotógrafo y, como cualquier herramienta o recurso, hay que saber usarlo con cabeza y con gusto.

Me gusta la filosofía de muchos fotógrafos o retocadores que, como normal general, se limitan a eliminar aquello que no sea permanente o tratar de mostrar al sujeto de la mejor forma posible, sin excederse demasiado. Dar algo de brillo a los ojos, borrar ese granito inoportuno, dar algo más de luz a la piel… Pero no quitarle a la persona veinte kilos de un plumazo, ponerle más pecho o cambiar sus proporciones de forma radical.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...