Review: Razer Mamba, el ratón que domina el gaming

El Razer Mamba 2015 representa una de las propuestas más eficientes que podemos encontrar en cuanto a ratones de gaming.

Hay que reconocerlo, nos hemos enganchado a los accesorios de Razer. La compañía tiene un largo historial de crear dispositivos de alta calidad y su especialización en el gaming es algo que nos suele convencer con facilidad. Nosotros somos muy jugones, así que podéis imaginar que tener la oportunidad de disfrutar de accesorios que rinden a un máximo nivel en todo tipo de juegos es algo que nos gusta especialmente. Lo último que hemos podido probar (y tenemos varios elementos más entre manos que nos ha facilitado Razer) es el ratón Razer Mamba, actualizado en su versión de 2015 y mejorando incluso lo que se había visto con anterioridad. Si el resultado previo ya era bueno, os podéis imaginar que esta revisión aún satisface más. Para nosotros, es más que suficiente.

Hay disponibles dos versiones: la normal y la Tournament Edition. Nosotros hemos tenido la ocasión de probar la normal, que viene a tener unos rasgos más detallados y características exclusivas. En ella nos encontramos conexión inalámbrica o por cable, para que seleccionemos el método que más nos convenza. Nosotros hemos probado ambos modos y podemos deciros que hemos quedado complacidos, aunque el funcionamiento tradicional por cable siempre es algo que hemos preferido. Pero eso ya es cuestión de nuestras rarezas, no nos lo tengáis en cuenta.

¿El más preciso del mundo?

Razer afirma cuando leemos los textos promocionales del Mamba 2015 que se trata del “ratón más preciso del mundo”. Este tipo de definiciones siempre suelen ser bastante polémicas y no nos gustan nada (el más y el mejor no son buenos aliados de un texto promocional por mucho que pueda parecerlo), pero hay que reconocer que el Mamba es un fuera de clase. Tiene una capacidad de 16000 ppp, suficiente rendimiento de precisión para que igualemos el control del ratón al de la mano de uno de los cirujanos más expertos del mundo. La gran duda es si llegaremos a tener margen para utilizar esta precisión en el máximo de sus posibilidades, porque parece un poco exagerado en algunos momentos. Para nosotros, que no tenemos un equipo propio de la NASA, sino un monitor y un ordenador bastante moderados, podemos decir que el Mamba nos ha resultado magistral.

Si sois de los jugadores que estáis acostumbrados al modo PvP, a la competición constante y a participar en batallas en las que un solo segundo puede significar la diferencia entre ganar y perder, este ratón os va a ayudar mucho. Si os estabais preguntando porqué existía una versión Tournament del ratón es justamente por esto, porque el dispositivo se convierte en la herramienta que no tendremos ninguna duda en llevar a las competiciones y las partys con la intención de colocarnos por delante de nuestros rivales. No importa realmente el tipo de juego siempre y cuando necesite una dosis de precisión añadida.

Razer gaming

Los beneficios de la tecnología Click Force

Os contábamos antes que había algunas diferencias entre la versión normal del ratón y la de torneo. Pues una de ellas es la presencia de la tecnología Click Force, que se trata de uno los avances de Razer más interesantes entre los que ha presentado en los últimos años. Una vez ha reforzado muchas de las características de ratones y teclados de gaming, lo que ha hecho Razer ha sido crear una nueva forma de que hagamos clic. La intención con este sistema ajustable es que definamos el volumen de presión que queremos hacer en los botones de clic para realizar las acciones que hayamos preconfigurado.

El tipo de configuración que seleccionemos para el índice de presión dependerá de nuestras necesidades y gustos, pero también del tipo de juego en el que nos concentremos. Una llave Allen nos permite cambiar la intensidad entre un total de 15 configuraciones distintas con sensaciones muy variadas. La escala se establece de la siguiente manera. Si jugamos a títulos en los que lo importante es que hagamos clics rápidos y ligeros, optaremos por una configuración de 45 a 50 gramos.

Esto es especialmente recomendable para los juegos de estrategia en tiempo real y los MOBA. En los casos en los que lo necesario sea una fuerza que esté bien ajustada, el peso a definir será de entre 60 y 70 gramos. Es la opción para juegos FPS o MMORPGs, tratándose de la configuración más general y que puede servir en más tipo de situaciones. En último lugar tenemos la opción de entre 90 y 95 gramos, recomendable en juegos donde lo necesario son los clics controlados. Algunos juegos que encajan en este modo son FPS más pausados o títulos del estilo de World of Tanks.

Los colores propios de la tecnología Chroma

Y además de todo esto tenemos la iluminación. ¿Qué sería un dispositivo de Razer si no se iluminara de manera llamativa? Hay distintos modos de configuración para que personalicemos las luces del ratón a nuestro gusto. El modo que más nos convence es el ciclo del espectro, a través del cual vamos viendo cómo las luces cambian entre los distintos colores de manera progresiva. También podemos optar por el modo respiración, en el cual parece que el ratón estuviera vivo, utilizando un máximo de dos colores distintos. O es posible optar por dejar un color estático, entre otras opciones. Es bueno ver que Razer se mantiene fiel a este rasgo que tanto ha llegado a gustar al público. Y aunque se trata de algo que pueda parecer secundario, al final todo el tema de los colores acaba teniendo mucha más relevancia de la que podáis imaginar (sobre todo si nos juntamos varias personas en una misma habitación con distintos colores de luces).

Mamba Razer 2015

Otros rasgos para complementar

No queremos terminar la review sin mencionar algunas de las especificaciones técnicas de las que Razer también habla y que en algunos casos pueden pasar desapercibidas. Además, mencionamos la importancia de configurar el ratón y de exprimir sus posibilidades de una forma personalizada. Cuando lo hagáis os encontraréis con uno de esos amigos inseparables que querréis llevar a cualquier parte.

Entre estos rasgos hablamos de un diseño ergonómico que hace que sea muy cómodo utilizarlo. Olvidaros de esos ratones que nos cansan la mano y que nos la dejan con forma de pinza cuando llevamos 10 mazmorras seguidas en World of Warcraft. También nos beneficiamos de un sistema de sensibilidad ajustable de manera instantánea, de un total de nueve botones que podemos programar, clic de inclinación en la rueda de desplazamiento y soporte para Razer Synapse. Hay poco que vayáis a echar de menos en este modelo de ratón que suponemos que tendrá otra revisión aún mejor en el futuro a la vista de lo que ha ocurrido con otros dispositivos de Razer.

Tiene un peso de 125 gramos y un cable USB de 2,1 metros. La batería nos da para 20 horas de juego continuado, así que es más que suficiente para que podamos pasarnos la noche entera jugando y que sigamos haciéndolo por la mañana después de un descanso de un par de horitas y de comernos una bolsa de cheetos.

La conclusión se escribe sola: el Razer Mamba en su versión de 2015 sí es uno de los mejores ratones del mundo enfocados al gaming. Lo vais a tener fácil con él para imponeros a vuestros rivales y pasar un montón de horas jugando sin tener que sufrir más de la cuenta.

Vía: Razer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...