¿Qué aporta HTC Vive Pro respecto a su modelo previo?

El lanzamiento de HTC Vive Pro aporta un poco más de interés al sector de la realidad virtual. ¿Pero qué mejora exactamente?

nuevo modelo de HTC Vive

La realidad virtual evoluciona, pero todavía no debemos emocionarnos porque no hemos llegado a lo que podríamos considerar como la segunda generación de esta tecnología. El reciente lanzamiento de HTC Vive Pro abre puertas a mejoras considerables en estos headsets que nos trasladan a otros mundos de forma tecnológica, aunque no es un cambio tan drástico como se podría imaginar. En nuestro caso no hemos tenido la oportunidad de probar esta nueva versión del headset de HTC, pero sí que hemos hecho un repaso a las reviews más influyentes de la prensa norteamericana para hacernos una idea de lo que ofrece y no ofrece esta tecnología (cuando podamos probarla ya os daremos nuestro veredicto personal como hemos hecho en otros casos).

Las nuevas Vive se venden en un pack completo con sus mandos y demás elementos o de forma individual por si ya teníamos el modelo previo y nos apañamos con los accesorios precedentes. En el caso de tener que hacer el desembolso completo el coste se nos va a ir a unos 1000 euros, así que ya podemos preparar los ahorros para zambullirnos de lleno en la realidad virtual más puntera.

Hay muchas cosas que cambian en HTC Vive Pro más allá del color del headset, que pasa de ser negro a tener un color azul que le aporta bastante frescura (principalmente porque el negro ya se ha usado demasiado en este tipo de dispositivo).

El tamaño del headset ha aumentado, pero el objetivo de esto es que resulte más cómodo y ligero. Y no hay ninguna duda de que HTC parece haber conseguido el objetivo, aunque el resultado no dista tanto de lo que ofrece PlayStation VR, que ya era un headset realmente cómodo. Otras mejoras radican en la incorporación de auriculares integrados, en el aporte que hace a que sea más fácil limpiar las gafas y en el espacio interior, que ayuda a que quienes usan gafas graduadas puedan disfrutar de la realidad virtual sin tanta presión por apretarse unas gafas con otras.

La calidad de imagen y la resolución aumentan de forma considerable. En comparación a las Vive originales hay una resolución un 78% superior que llega hasta 1440 x 1600 píxeles en cada ojo. El campo de visión es el mismo, pero las sensaciones resultan más positivas. Con el uso de los accesorios correspondientes se proporcionan nuevos límites para el movimiento, lo que hace que podamos sentirnos mucho más dentro de la acción. Todo se ve mejor y es más envolvente tal y como se podía esperar de una tecnología 1.5 que supera la original.

versión Pro de HTC Vive

Los requisitos técnicos son los mismos que tenía Vive en su momento, pero podéis imaginar que con una buena máquina vamos a obtener resultados muy superiores. Como en otro tipo de tecnología que se mueve en ordenadores todo dependerá de lo potente que se vuestro equipo, así que siempre se recomienda hacer uso de una buena máquina si queremos realmente apreciar las diferencias que aporta Vive Pro respecto a la edición anterior del headset. No obstante, aún con el salto que se produce no estamos en ese cambio de realidad virtual moderada a realidad virtual espectacular que hemos visto en el cine y en la ciencia ficción. Todavía se nota que esto tiene mucho que mejorar con el paso de los años.

Por lo tanto, sí que hemos sacado algunas conclusiones gracias a las reviews de los especialistas. La primera es que teniendo Vive no es tan necesario como se podría hacer imaginar la compra de la nueva versión. Es un gasto innecesario si tenemos en cuenta que posiblemente dentro de uno o como mucho dos años vamos a tener nuevos headsets que sí esperamos que representen la segunda generación de la era de la realidad virtual. Por otro lado, el rendimiento de Vive Pro será mucho más envolvente y ambicioso con el paso de los meses cuando se pongan a la venta varios accesorios que van a llegar próximamente de la mano de la propia HTC.

Lo que sí vamos a decir es que haciendo un repaso al catálogo disponible de software en HTC Vive hay que reconocer que es uno de los más potentes del sector si lo comparamos con PlayStation VR, que viene a ser el headset del que más hablamos por aquí. Sí es verdad que Sony tiene juegos exclusivos first party que son espectaculares, pero a través de Steam VR hay tantos títulos disponibles, aplicaciones y otro software que el aprovechamiento de la realidad virtual resulta todavía mayor. Nuestro consejo es que si estáis pensando en comprar un headset, ante Vive y Vive Pro siempre es más recomendable este último caso, pero si ya tenéis la versión previa no es tan recomendable. Por suerte, la realidad virtual sigue evolucionando y va mejorando poco a poco con la esperanza de que no tarde mucho en llegar a los niveles que deseamos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...